El único tramo en obras de la A-73 agota el plazo

L.M.
-

Solo ha ejecutado en un 36%. El penúltimo ramal, de Pedrosa de Valdelucio a Báscones de Valdivia, cumple los tiempos marcados mientras se sigue trabajando en los movimientos de tierra, explanaciones, desmontes y terraplenes

El único tramo en obras de la A-73 agota el plazo - Foto: Luis López Araico

Se cumplen estos días dos años desde que arrancaron las obras del único tramo de la A-73 en el que hay movimiento. Camiones, grúas, retroexcavadoras y operarios de Ferrovial trabajan de lunes a viernes desde el verano de 2017 en el trazado que va desde la localidad burgalesa de Pedrosa de Valdelucio hasta Báscones de Valdivia, ya en territorio palentino. Se trata del penúltimo ramal, de 11,95 kilómetros, antes de conectar con Aguilar de Campoo, y como consecuencia, con la A-67, que arranca en Osorno y termina en Santander.
El plazo inicial de ejecución se fijó en 24 meses, por lo que a día de hoy el aspecto debería asemejarse más a una autovía a punto de estrenar que al que se desprende de las fotografías que acompañan esta información. Según ha podido saber Diario de Burgos de fuentes del Ministerio de Fomento, el tramo se encuentra en estos momentos al 36% de ejecución, es decir, apenas se ha completado una tercera parte del total, pese a que el plazo ha expirado. Pese al considerable retraso en la ejecución, no tener ya construido un tramo no parece el peor de los problemas, visto que el resto de los ramales del trazado de la A-73 continúan en punto muerto, algunos con visos de permanecer en el olvido más absoluto durante los próximos años.
Desde el inicio de las obras se ha completado el desbroce de toda la traza de las parcelas expropiadas, y en la actualidad se sigue trabajando en los movimientos de tierras -desmontes, terraplenes de obra y explanaciones en distintos tajos- que van poco a poco dando forma al futuro trazado, que conectará las provincias de Burgos y Palencia. Ya se han construido varios pasos superiores de hormigón -que se han mancillado con pintadas vandálicas- y pasos inferiores para animales, así como completado las canalizaciones y el drenaje. En este último apartado, se ha ejecutado la mayor parte del transversal, quedando aún pendiente su consecución en algunos caminos secundarios cercanos a la futura autovía. También son una realidad los desvíos provisionales, como el que afecta al acceso al municipio de Quintanas de Valdelucio, y que ha tenido que ‘desplazarse’ unos metros a la izquierda para permitir la construcción de un paso superior. Las líneas eléctricas, las tuberías de riesgo y el abastecimiento de agua se han repuesto, pero aún así queda mucho trabajo por ejecutar para que se complete el encargo.

[más información en la edicón impresa]