El Defensor del Pueblo afea el silencio sobre La Camposa

C.M.
-

Los vecinos recurrieron a esta institución para reclamar el arreglo de su calle. Es la tercera ocasión en la que se exige documentación al Ayuntamiento sin obtener ninguna respuesta

La vía, perpendicular a la calle San Francisco, lleva dos décadas sin asfaltar. - Foto: Jesús J. Matías

A la tercera tampoco fue la vencida. El Ayuntamiento sigue sin contestar a los requerimientos que le ha hecho el Defensor del Pueblo sobre el estado de deterioro de la calle La Camposa. Esta vía, privada de uso público y perpendicular a San Francisco, no ha sido asfaltada en dos décadas. 

Ante la falta de respuesta, la institución se ha visto obligada a volver a recordar a la administración local "su inexcusable deber de colaboración, tal y como recoge en el artículo 19 de la Ley Orgánica 3/1981, de 6 de abril. "Se lamenta este involuntario retraso en el esclarecimiento de las circunstancias que planteó en su queja", asegura el Defensor del Pueblo Francisco Fernández Marugán en una carta que ha remitido a los vecinos.

Los residentes han mandado cientos de escritos al Ayuntamiento urgiendo una solución al problema pero no han obtenido respuesta. Hartos de esta situación de abandono decidieron dirigirse a esta institución en agosto de 2018. Se admitió la queja, se abrió expediente y se requirió información al Ayuntamiento hasta en dos ocasiones. Tras meses de espera, llegó la respuesta pero en lugar de sobre la calle La Camposa, la Gerencia Municipal de Fomento informó de la situación en la que se encontraba el solar de La Camposa, así que de nuevo se volvió a solicitar la reapertura del expediente en junio de este año y el Defensor del Pueblo volvió a pedir documentación al Ayuntamiento sin obtener respuesta alguna. 

El 10 de octubre, la institución volvió a enviar un escrito recordando al Ayuntamiento la necesidad de enviar la documentación, pero tampoco. Ahora, tres meses después, hace el tercer requerimiento.
Los vecinos, una docena de familias, no salen de su asombro. No entienden la actitud municipal. "El Ayuntamiento pasa de los vecinos, pasa del Defensor del Pueblo... Les sale más a cuenta no hacer nada. Si no contestan, lo único que hacen es alargar la situación".

La calle tiene socavones, piedras sueltas, hundimientos, charcos o filtraciones. Al parecer la calle figura a nombre de un particular, que se niega a hacer ninguna obra y piden al Ayuntamiento que le obliguen o se haga subsidiariamente.