La consejera niega el cierre del paritorio de Aranda

A. del Campo / P. Martín
-

Verónica Casado plantea medidas a corto plazo frente a planes de contingencia en respuesta a la denuncia del hospital de Aranda por la falta de 3 de los 6 ginecólogos

La consejera de Sanidad, Verónica Casado -de rojo-, en su visita de ayer al hospital de Segovia. - Foto: Nacho Valverde

"No vamos a cerrar". Así de contundente fue ayer la consejera de Sanidad, Verónica Casado, cuando se le preguntó por el servicio de Ginecología del Hospital de los Santos Reyes de Aranda de Duero. La responsable autonómica adelantó que desde su departamento ya se trabaja para que no haya "cierres de paritorios" y para que "las mujeres de Aranda puedan parir en Aranda".

Verónica Casado sostuvo que en este caso, en el Servicio de Ginecología del Hospital de Aranda, hay que hacer "tres cosas que son básicas", como son responder a las Urgencias pero "no" siguiendo la línea actual "con planes de contingencia", sino que hay que resolver el tema, para lo que anuncia "una estrategia a corto plazo", siendo necesario "organizar Burgos para que esto no suceda" de nuevo. También aseguró que se va a acometer "ya", porque en la mañana de ayer, sostuvo, se habían tomado decisiones para que "no haya cierres de paritorios".

La consejera hizo estas declaraciones en su visita al Hospital General de Segovia, acompañada del gerente regional de Sacyl, Manuel Mitadiel. En ese marco fue en el que respondió a la denuncia del servicio de Ginecología y Obstetricia del Santos Reyes. En un comunicado oficial, los profesionales del centro arandino afirmaban la pasada semana que "actualmente solo está cubierto el 50% de la plantilla estructural (3 ginecólogos), lo que supone no poder mantener la actividad asistencial y la cobertura de guardias".

Según el propio servicio sanitario, la situación es "crítica" y la falta de la mitad de la plantilla "implica un exceso de jornada laboral, una demora en la atención de las consultas y constantes cambios de cita, la derivación de la ecografía de II trimestre al HUBU (hospital de la ciudad Burgos), el cierre de quirófanos y no poder cubrir las incidencias".

En su comunicado, los profesionales del hospital de Aranda iban más allá y declaraban que "no" apoyan "una derivación del parto al HUBU". "El que una mujer, en fase activa de parto, se tenga que trasladar a 77 kilómetros conlleva asumir un riesgo innecesario y un trastorno en la vida familiar de nuestra población", aseveraban los sanitarios.

El servicio de Ginecología y Obstetricia del Santos Reyes aseguraba en la reciente protesta que su hospital "está perfectamente dotado de medios para dar una asistencia segura y humanizada del parto", y comunicaban que han transmitido "la necesidad urgente de aplicar el Decreto Movilidad Forzosa a instancias superiores del Sacyl para garantizar un correcto funcionamiento del servicio de Ginecología hasta poder contar con nuevas contrataciones".

Por su parte, la Coordinadora por la Sanidad Pública de Aranda y la Ribera ha apoyado la demanda de los profesionales y ha recordado que la "desmantelación" de este servicio es algo que ellos llevan denunciando "desde hace años". En la plataforma ciudadana creen que los "responsables" de la situación son "los anteriores y los actuales cargos públicos del Sacyl".