Deniegan liberar a un implicado en el homicidio de Aranda

P.C.P.
-

La Audiencia confirma la prisión provisional del segundo detenido por considerar que colaboró al impedir que los amigos del fallecido le defendieran

Los hechos ocurrieron en la plaza Santiago del barrio de Santa Catalina de Aranda de Duero. - Foto: DB

La Audiencia Provincial de Burgos rechaza poner en libertad a uno de los sujetos implicados en el homicidio de un joven colombiano el pasado diciembre en el barrio de Santa Catalina. La Sección Primera confirma la decisión del juzgado instructor de la causa, que acordó  mantener en prisión provisional al recurrente en su condición de cooperador necesario.

Los hechos sucedieron en la madrugada del sábado 8 de diciembre, cuando una reyerta entre dos grupos de jóvenes colombianos acabó con la muerte de un varón de 33 años. El juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Aranda de Duero ordenó el día 10 el ingreso en prisión provisional comunicada y sin fianza del presunto autor material del navajazo y de otro sujeto. Una tercera persona relacionada con los hechos fue puesto en libertad al no haber cumplido los 18 años y es la Fiscalía de Menores quien instruye el procedimiento. 

El abogado del segundo detenido solicitó su excarcelación por considerar que «no existen indicios bastantes para imputarle la cooperación necesaria en comisión de un delito de homicidio ejecutado materialmente por otra persona, al no haber ejecutado ningún acto imprescindible para su ejecución», apunta la defensa en su recurso. Este ha sido rechazado también en segunda instancia, al considerar la Audiencia que la medida cautelar de prisión «es correcta» y «debe ser mantenida, ante la gravedad de los hechos, las posibles penas y el riesgo de fuga», detalla.

Según se refleja en la resolución, dos amigos del fallecido, que se encontraban presentes en el momento de la agresión mortal con arma blanca, han declarado que si bien este sujeto «no parece haber sido el autor material de aquella, su actuación fue de colaboración  en la misma, impidiendo que dichos testigos pudieran haber defendido a su amigo», remarca el magistrado Roger Redondo en el auto.