La UBU patenta un sencillo detector de la fibrosis quística

DB
-

Basta con una foto de móvil para conocer el resultado. Los investigadores buscan ahora colaboradores para crear un dispositivo completo que automatice el procedimiento lo máximo posible

La Universidad de Burgos ha patentado un nuevo material útil para la detección sencilla de la fibrosis quística. Basta una foto de móvil para poder analizar el resultado, esta facilidad permitiría que los enfermos de fibrosis quística puedan monitorizar sus tratamientos sin necesidad de acudir al hospital.

Este nuevo sensor detecta la cantidad de cloruro (uno de los componentes de la sal) presente en el sudor. “Los pacientes de fibrosis quística”, explica el investigador Roberto Quesada, “presentan concentraciones anormalmente altas de cloruro en el sudor, por lo que es un parámetro que se emplea para diagnosticar esta enfermedad rara”.

El sensor es un material fluorescente que, al contacto con el sudor, pierde brillo cuanto más cloruro contiene, de tal manera que una simple foto de móvil permite determinar su concentración. Por encima de una determinada cantidad, la prueba es positiva para identificar al afectado de fibrosis quística.

Basta con una fotografía de móvil para conocer el resultado.Basta con una fotografía de móvil para conocer el resultado. - Foto: DB

En un estudio en pacientes llevado a cabo en el Hospital Marqués de Valdecilla de Santander (Unidad de Referencia en Fibrosis Quística), este sensor ha demostrado una precisión similar a otros dispositivos empleados habitualmente en el diagnóstico de la fibrosis quística, con la ventaja de ser un proceso más rápido y fácil de realizar.

 

NECESITAN COLABORADORES

La UBU patenta un sencillo detector de la fibrosis quísticaLa UBU patenta un sencillo detector de la fibrosis quística

El funcionamiento y análisis de este nuevo procedimiento es simple. Primero ha de estimularse la sudoración en la piel del paciente. A continuación, se pone el material sensor en contacto con la piel. Por último, se toma una foto del sensor, cuya luminosidad será analizada para determinar la cantidad de cloruro en el sudor.

Actualmente, los investigadores buscan colaboradores para crear un dispositivo completo que automatice el procedimiento lo máximo posible, de forma que los pacientes puedan usar esta técnica en sus hogares. Este dispositivo podría tener una utilidad doble: por un lado, agilizar los diagnósticos de fibrosis quística en los hospitales; por otro, valorar con mayor facilidad la eficacia de nuevos tratamientos que se están desarrollando para el tratamiento de la fibrosis quística en todo el mundo.

 

Roberto Quesada.Roberto Quesada. - Foto: DB

COLABORACIÓN

Este desarrollo ha sido fruto de una colaboración entre los grupos de investigación de Polímeros y Bioorgánica de la Universidad de Burgos. El grupo de Polímeros, encabezado por José Miguel García, tiene una amplia experiencia en el diseño de sensores para detectar compuestos y metales pesados; por su parte, el grupo de Bioorgánica, coordinado por María García Valverde, trabaja en la búsqueda de nuevos tratamientos para la fibrosis quística. Los investigadores Saúl Vallejos y Roberto Quesada, junto con sus equipos, han sido los encargados de crear este nuevo material capaz de detectar cloruro.