Sin contenedores soterrados por la suspensión del Tarccyl

R.C.G.
-

El equipo de gobierno anula la licitación para probar esta fórmula ante las dudas que genera la decisión del tribunal administrativo sobre el contrato de basuras

Sin contenedores soterrados por la suspensión del Tarccyl

raúl canales / miranda
El Ayuntamiento ha decidido dar marcha atrás con el soterramiento de contenedores en el Casco Viejo debido a los problemas surgidos en los últimos días con el contrato de limpieza viaria. Es la primera consecuencia de la suspensión de la adjudicación a Cespa decretada por un tribunal administrativo a la espera de la resolución definitiva. Si finalmente el Tarccyl da la razón a la empresa que ha presentado el recurso podría quedar anulada la concesión mientras que si considera que está todo en regla, la administración local podrá seguir con el procedimiento.
Pero ante la duda, el equipo de gobierno ha optado por renunciar a enterrar cuatro contenedores en Eras de San Juan. Se trataba de una prueba para comprobar la eficacia de este modelo pensando en implantarlo a futuro en otras calles de la ciudad. La obra había salido a licitación por 62.000 euros pero ante la incertidumbre que genera la intervención del Tarccyl se ha anunciado, mediante decreto de alcaldía, la revocación del procedimiento para recibir ofertas.
La decisión se toma a instancias del jefe del servicio de Obras, que en un informe fechado el 8 de enero, asegura que «no se debería seguir con el trámite de contratación de los trabajos de soterramiento al no estar adjudicado definitivamente el contrato de limpieza de la ciudad, no pudiéndose concretar el modelo de contenedor a enterrar». Y es que en función de lo que decida el tribunal administrativo sobre el recurso presentado por la  empresa que actualmente presta el servicio de recogida de basuras, el escenario puede cambiar totalmente.
Desde las filas del PSOE se confía en que poder seguir adelante con la adjudicación a Cespa por  cerca de 28 millones en diez años ya que se entiende que el Tarccyl ha incurrido en un error de interpretación. Así lo refleja en el informe que ha sido enviado a dicho organismo. Según la UTE que presenta el recurso la nueva adjudicataria no cumple con el personal mínimo ni las características técnicas que se exigían  en el pliego, pero el Ayuntamiento considera que sí se dan y que además el recurso es contra la clasificación de ofertas.
El objetivo de soterrar cuatro contenedores en el Casco Viejo era probar su funcionamiento ya que  existen dudas sobre esta fórmula tras recabar información de otras ciudades. Por eso la idea era que mediante una experiencia piloto se pudiera determinar si conviene aplicar la medida en otras calles, ya que desde diferentes sectores así se ha demandado.
En el nuevo contrato de limpieza viaria y recogida de basuras se contempla que Cespa deberá acometer la renovación de los más de 550 contenedores de los que dispone la ciudad, por lo que hasta que el Tarccyl decida si es esta empresa la que se hace con la gestión del servicio, se ha frenado cualquier otra medida.