scorecardresearch

La ciudad desde los cuarteles de invierno

J.M.
-

Los cuatro (PP, PSOE, Cs y Podemos) estuvieron en primera línea de batalla en sus partidos cuando fueron concejales del Ayuntamiento de Burgos y ahora, desde la distancia y la perspectiva del tiempo, muestran su visión de la vida municipal

La ciudad desde los cuarteles de invierno - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

Saben lo que es el Ayuntamiento por dentro, cada uno de ellos vivió la política municipal con indisimulable pasión, y ahora les toca ser espectadores de una nueva Corporación profundamente renovada a la que, desde la distancia, miran con detalle sus aciertos y errores. Aunque discrepan ideológicamente, todos ellos defienden desde su experiencia que todos los partidos, y más en una situación tan inédita como la actual, deben de hacer un esfuerzo por trabajar juntos, buscar el consenso y proteger a los colectivos más afectados por la pandemia.

Así es como Luis Escribano (PSOE), Salvador de Foronda (PP), Gloria Bañeres (ex líder de Cs) y Raúl Salinero (Podemos) ven el primer año y medio de legislatura.

Gobierno de coalición:
Hace apenas dos meses, el PSOE y Cs, tras una intensa negociación, cerraron el primer Gobierno de coalición en la ciudad desde aquel mandato del socialista Ángel Olivares en 1999. ¿Cómo ven el bipartito? ¿Funcionará?

Gloria Bañeres. Para Cs ha sido bueno ya que les ha dado protagonismo, visibilidad y por fin van a tener la posibilidad de demostrar si son capaces de gestionar y gobernar... Estaban en la irrelevancia después del fallido tripartito del inicio y han pasado a tener mayor protagonismo. Para el PSOE creo que ha sido desacertado llegar a un acuerdo. Han pensado que les puede dar mayor estabilidad y, ojalá me confunda, creo que no se va a conseguir. Hubiera sido más acertado para el PSOE seguir funcionando con acuerdos puntuales porque hubieran tenido siempre ese apoyo entre partidos moderados y no debatir ni luchar internamente en el Gobierno con otra formación. Es difícil que los miembros de una familia se lleven todos bien y en dos familias es imposible. Todos conocemos que las convicciones ideológicas de Marañón están en las antípodas del PSOE. Es una persona del centro-derecha-derecha. Tiene que estar incómodo. El día que firmó el acuerdo no sería, precisamente, el día más feliz de su vida. Me extraña que vayan a funcionar en bloque. Hasta ahora era un dame y entro y a partir de ahora será si no me das me salgo. Ojalá me confunda, pero no creo que funcione.

(Las opiniones de los otros protagonistas sobre este y otros temas, en la edición de papel de hoy de Diario de Burgos)