"No tengo nada que reprochar"

C.P.
-
"No tengo nada que reprochar" - Foto: SEBAS SENANDE / PROGRESO DE LUGO

"Ojalá al San Pablo y a mí nos vaya bien y nos volvamos a ver". El exentrenador del equipo burgalés fue presentado ayer como nuevo técnico del Breogán de Lugo

A 400 kilómetros de Burgos, Diego Epifanio se presentó en sociedad como entrenador del Café Candelas Breogán justo el mismo día que Joan Peñarroya hizo lo propio con el San Pablo. ¡Quién se lo iba a haber dicho a cualquiera de los dos cuando se estrecharon la mano antes del Manresa-San Pablo allá por el mes de marzo!

Tras el acto oficial, Epi se pasó la tarde trabajando en el Pazo de los Deportes de Lugo. Atendió a Diario de Burgos pasadas las diez de la noche y aún continuaba en las oficinas de su nueva ‘casa’. Su voz sonaba algo cansada después de un día muy largo, pero en ella se percibía también la ilusión del que empieza un nuevo proyecto.  Ya ha hecho borrón y cuenta nueva. Sin reproches y con la esperanza de regresar pronto a la ACB.


¿Por qué eligió el Café Candelas Breogán?
Fue el club que más interés puso desde el primer día. Incluso pidiéndole que esperase para ver lo que pasaba en Burgos, apostó por mí y me ofreció un buen proyecto de dos años.  

Sé que no le gusta hablar de objetivos, pero esta vez está claro: ascender a la Liga Endesa sí o sí...
(Sonríe) Me han puesto como reto intentar subir en estos dos años. Quieren crear una base sólida y mantener una estructura que permita consolidarse en la élite.

¿Siente que es un paso atrás en su carrera bajar a LEB Oro?
No, para nada. Para mí, un paso atrás es no entrenar porque nadie confía en mí. Esto es una oportunidad para demostrarme a mí mismo que mi trabajo da resultados.

¿Recibió alguna oferta de un club de ACB?
No.

¿Valoró seguir en el San Pablo en otro puesto?
No lo barajé porque creía que no era bueno que siguiera en el club. Era una presión extra para el nuevo entrenador y se podían crear situaciones un tanto incómodas. En un futuro podría ser una opción, ahora no.

¿Qué puesto le ofrecieron?
Seguir ligado al club ayudando a Albano en la dirección deportiva, haciendo seguimiento de jugadores...

¿Cuándo sospechó que no contaban con usted?
Acabó la temporada, hablaron con mi agente y me pidieron tiempo. Ahí ya vi que mi etapa podía llegar a su fin.

¿Entiende su adiós o se siente decepcionado?
¿Decepcionado? No, siempre estaré agradecido al San Pablo por la oportunidad que me dio. Siempre he sido correcto y he dado las gracias porque lo siento así. Han sido cuatro años fantásticos y no hay nada que reprochar. Ojalá al San Pablo y a mí nos vaya bien y nos volvamos a ver.

¿Cree que se podría haber gestionado mejor su salida?
No, los contratos acaban y el club decidió no renovarme. Ya está. No hay que darle más vueltas.

¿Qué explicación le dieron?
La que dieron a todo el mundo en rueda de prensa, un cambio de aires.  Ahora lo importante es que el club siga creciendo y la ciudad tenga baloncesto de élite muchos años. Epi ya es historia.

Usted que ha pasado tantos años en Burgos, ¿qué consejo le daría a Joan Peñarroya?
No soy quien para dar consejos. Su currículum habla por sí solo. Es un gran entrenador y un buen tipo. Ojalá se haga más fuerte el San Pablo con él.

¿Qué se lleva de estos años en el San Pablo?
Me llevo mucho. Sobre todo el trato con la gente con la que he trabajado. Las relaciones personales es lo que te queda en esta vida. Es muy difícil explicarlo con palabras. Además, a nivel profesional, cuatro años al frente de un equipo con una gran repercusión.

También un cariño masivo de la afición que se hizo muy evidente a través de las redes sociales, ¿se lo esperaba?
No tanto. La gente me ha parado por la calle estos días y me ha mostrado mucho cariño. Es un orgullo. Estoy encantado y muy agradecido de que se reconozca mi trabajo, pero quiero que sigan animando al San Pablo y continúe esa unión con el equipo.

Y de todos los jugadores que han estado a sus órdenes... ¿Con quién se queda?
No me quiero quedar con ninguno, pero reconozco que los cinco que subieron de LEB a la Liga Endesa son especiales (López, Barrera, Vega, Huskic y Edu Martínez).

¿Alguna vez soñó con llegar tan lejos y entrenar en ACB?
Nunca. De hecho, cuando me llevaron al primer equipo para ayudar, pensé que no era mi sitio y mira ahora lo que he conseguido.