El 'timogas' de nunca acabar

H.J.
-

El goteo de falsos inspectores de gas que actúan sobre todo en los pueblos no tiene fin

El timogas de nunca acabar - Foto: Luis López Araico

Aunque se trate de un fraude sobradamente conocido desde hace años en la sección de Energía de la Junta, el conocido como 'Timogas' sigue dejando todos los años un reguero de víctimas en la provincia de Burgos, sobre todo en el medio rural.

Se trata de falsos inspectores de las instalaciones de gas, principalmente de butano y propano, que se presentan sin avisar en el domicilio de personas mayores a las que les cuentan que tienen que llevar a cabo una inspección. En ocasiones, su fechoría se limita a cambiar una goma o arreglar una avería inexistente a cambio de pocos euros, pero otras veces llegan a firmar contratos de mantenimiento fantasma que suponen una cantidades de dinero importantes.

Es muy difícil luchar contra ellos porque la supuesta empresa nunca existe así que no se le podrá reclamar, pero desde la Junta recuerdan que se debe sospechar  de un servicio técnico que no haya avisado antes de ir al domicilio o que pretendan cobrar la revisión en el momento, en lugar del habitual recibo domiciliado.