Las herramientas del humor

I.L.H.
-

La Sonrisa involucra a una decena de artistas y profesionales en la trastienda de su taller de risas. Con el apoyo de estos socios, monta las piezas del espectáculo con el que homenajea al Gordo y el Flaco. 'Bricomanazas' se ve mañana en el Principal

Román Muñoz, Israel Delgado, Jesús Cristóbal, Javier Rey, Fernando Ballesteros, Alfonso Jabato y Verónica Alcácer. - Foto: Jesús J. Matías

Si fuese un camarote parecería el de los Hermanos Marx, pero como es un taller reconvertido en plató se asemeja al programa de bricolaje en el que está pensando. Y como en la pequeña pantalla, se requiere de un gran equipo detrás aunque sean solo dos personas las que den la cara. En Bricomanazas, el nuevo espectáculo de La Sonrisa, colaboran once artistas y profesionales de distintos gremios para dar vida a una historia de payasos que, en este caso, se plantea como un homenaje al Gordo y el Flaco.
El montaje incluye el clásico baile de Laurel y Hardy, sus aptitudes recuerdan al dúo cómico y hasta con el vestuario les hacen un guiño. Sorprende, además, por el estreno en el uso de una marioneta. Han tenido que pasar más de treinta años y 18 espectáculos para decidir incluir a Bossman, un muñeco que empezó siendo un pelele y que según ha ido creciendo el espectáculo se ha convertido en un miembro más de la familia: «En este caso los actores son los dos medio augustos y el clown lo interpretara el jefe, el títere», comentó en uno de los ensayos Alicia Benito, actriz y payasa que también ha trabajado con La Sonrisa.
En ese examen ante los amigos que llevaron a cabo hace una semana en La Parrala se probaron los números de golpes y tropezones, la participación con el público, su maestría con la txalaparta, la canción que abre y cierra el espectáculo o el funcionamiento de los efectos especiales. Todo ello bajo la supervisión de Jesús Cristóbal, que les guía desde la dirección: «Necesitábamos una visión nueva. Jesús no es payaso ni trabaja el clown, pero sabe de teatro y nos conoce profundamente. Con él hemos trabajado sobre todo el ritmo y la agilidad que requiere una obra de este tipo, el funcionamiento de los números a nivel teatral y las claves del final», apuntó Javier Rey, fundador de la compañía.
Colaborador es también Román Muñoz, de Taller Guirigay, autor de la estontería, la pieza con baldas que Pepe Virutas y Paco Tenazas (Javier Rey y Fernando Ballesteros) se comprometen a montar durante la grabación del programa. Y suyas son las herramientas gigantes con las que estos dos genuinos chapuzas acaban con la paciencia de cualquiera.
El diseño de la escenografía -el taller, la mesa de trabajo y los elementos de bricolaje- son obra de Verónica Alcácer y la elaboración de esas piezas, de David Iglesias. De la música se ha encargado, como desde hace años, Israel Delgado y del diseño de la cartelería y el programa, el dibujante Iván Sarnago.
estreno en fetén. Todos ellos y algunos más (vestuario, marioneta, iluminación, asesores...) han sido las manos (o las herramientas) para construir un espectáculo que ha sido seleccionado para participar en la Feria de Teatro para Niños y Niñas de Gijón.
«Hemos tardado diez años en volver, porque entrar en FETÉN es cada vez más difícil. Pero para las compañías es fundamental, aunque tenga también sus riesgos: te ven los programadores más importantes de España y algunos de los de Europa. Si vayas aquí, te comes con patatas el espectáculo», recordó Rey.
Con un apoyo de la Junta de 20.000 euros  para la gira y la producción, Bricomanazas se estrena en Gijón, en calle, los días 11, 12 y 13 de febrero. Antes, para comprobar que todo está engranado, la compañía hará un preestreno en casa y en sala. Será el próximo sábado 1 de febrero, en el Teatro Principal, a las 19 horas (6 euros).