«La idea del fundador es vital para el futuro del negocio»

R.N.S
-

Hace ya dos años que Fausto Arce dejó en manos de sus hijos la empresa que él mismo fundó e hizo progresar durante casi 50 años

Fausto Arce junto a su hijo, y actual gerente, en su concesionario ubicado en la Carretera Logroño. - Foto: Daniel Canas

Hace ya dos años que Fausto Arce dejó en manos de sus hijos la empresa que él mismo fundó e hizo progresar durante casi 50 años. El traspaso de la gerencia la firmó su descendiente Carlos Arce Pérez, quien se empezó a formar yendo todos los veranos a ayudar a su padre. Tras terminar los estudios, se incorporó al proyecto en el año 2000. «Yo desde pequeño siempre he estado entre tornillos», explica el sucesor. Este cambio no fue valorado y aceptado únicamente por su familia, sino que las marcas con las que trabajan tuvieron que comprobar si con el cambio se respetaban los estándares exigidos, tras lo cual dieron el visto bueno al nuevo cambio. 

Esta evolución le dio un poco de miedo, ya que el sector no está en el mejor momento, pero lo que más le ha motivado son todos los sentimientos que tienen los familiares después de tantos años involucrados en el concesionario. Además, le anima a seguir la forma de trabajar con el consumidor y el servicio que se le ofrece.

 Carlos Arce no se encuentra solo en la actividad, cuenta con el apoyo de sus hermanas, gracias a las cuales se siente más fuerte para continuar al frente. «Sé que mi familia está conmigo y siento su empatía y apoyo», comenta el heredero. Manifiesta que es muy importante que el grupo familiar esté en sintonía. A su progenitor también le entusiasma que su familia se encuentre implicada en la empresa. Sin embargo, advierte que el trabajo en familia es muy complicado, si bien se debe aprender a trabajar de forma conjunta. Carlos y su familia viven este oficio con gran motivación, toda su vida ha transcurrido entre motores y por ello Carlos decidió aceptar el relevo. «Esto es lo que he visto a lo largo de mi vida. Es lo que siempre me ha gustado hacer», asegura el actual propietario. 

El protocolo familiar que escribieron para realizar este relevo les ha servido de gran ayuda. Piensan que es muy importante e imprescindible elaborar uno antes de llevar a cabo dicho proceso. Para evitar problemas entre los miembros de la familia, el fundador plantea en este protocolo una serie de casos a tener en cuenta para poder solucionar las dificultades que surjan. «También es importante para poder sentar las bases cuando el fundador ya no esté y evitar que el resto de los herederos tengan discusiones o problemas», aconseja el descendiente. Además, aseguran que hacer una mala transición pone la vida de la empresa en peligro, por lo que también es esencial dejar muy claras las ideas del fundador y así asegurarse la continuación de la firma. «Que la empresa se mantenga durante un largo periodo de tiempo es complicado. En un negocio familiar se suman los problemas internos, que puede encontrarse cualquier empresa, y los obstáculos cotidianos de una familia», explica el hijo.

Al igual que ellos han traspasado un negocio entre generaciones, los problemas evolucionan con estas. «Lo que ha hecho mi padre tiene mucho mérito. Crear todo esto ha supuesto mucho sacrificio y más a una persona cuya universidad fue la propia vida. Quizás yo lo tenga algo más fácil porque simplemente tengo que continuar el camino que mi padre ha marcado», explica el heredero. Aunque Carlos se ha tenido que enfrentar a la crisis que ha causado que el sector no se encuentre en su mejor momento. «Ahora la exigencia es mayor. La atención al detalle es más importante», comenta el sucesor.

 

HISTORIA

A los 15 años Fausto Arce comenzó a trabajar en un pequeño taller donde dio sus primeros pasos entre coches y motores. En los años 70 abrió su primer concesionario. En 1979 le concedieron el servicio oficial de Austin y por esto siempre han estado ligados a marcas inglesas.

En el año 2000 su hijo Carlos Arce entró en la empresa y dos años después dejaron atrás el nombre de Talleres Fausto para comenzar a denominarse Fausto Motor 4x4.

Hace dos años, tras la jubilación de su padre, la gerencia de la empresa se traspasó a Carlos.