El Directo sacaría 261 servicios de autobús de la A-1

I.M.L.
-

La plataforma vuelve a salir a la calle en Aranda para exigir la reapertura de una línea que daría servicio a la comarca

El Directo sacaría 261 servicios de autobús de la A-1

La posibilidad de escoger el medio de transporte más adecuado para cada desplazamiento es una situación que los vecinos de la comarca ribereña tienen limitada gravemente desde hace más de ocho años, cuando el transporte ferroviario empezó a decaer por los problemas que sufría el trayecto y, definitivamente, por el derrumbe en el túnel de Somosierra, que ahora se encuentra tapiado. Unos hechos que los responsables de la Plataforma por el Ferrocarril Directo Madrid-Aranda-Burgos no se cansan de repetir y recordar para que nadie lo olvide.

Así lo hacían en una reciente visita a la abandonada estación de Robregordo, en Madrid, y que les llevaba a pie hasta la boca del túnel tapiado de Somosierra. Allí, con el continuo ruido de fondo de la autovía A-1, su presidente, Jorge Núñez, ponía de relevancia el tráfico que dejaría de circular por esa vía si se volviese a poner en marcha esta línea ferroviaria. «Cada día, desde Madrid hacia el Norte, 261 servicios de autobús salen en dirección a numerosos municipios y provincias, aproximadamente unos 130 se quedan en la Comunidad de Madrid, y el resto van a destinos como Aranda, Burgos, Vitoria, Cantabria, Pamplona, País Vasco, y muchos enlazan incluso con Francia», recordaba Núñez, que denunciaba a renglón seguido que «todos esos servicios de pasajeros, que llenan la autovía A-1, no tienen ningún servicio de ferrocarril».

En un recorrido a pie por parte de esta línea, constataban los miembros de la plataforma el estado de la infraestructura, con las estaciones abandonadas valladas para evitar que entre nadie en ellos, vías oxidadas por la falta de uso, tramos sin raíles porque se los han llevado para vender el material, y cables arrancados de los sistemas de comunicación y otros elementos, como los semáforos, cuyo valor podría ser de 60 millones de euros.

La Plataforma por el Ferrocarril Directo Madrid-Aranda-Burgos, Línea 102 retomaba ayer en Aranda las manifestaciones para reivindicar la reapertura del ferrocarril, así como «la mejora de la línea», tal y como aseguraba el presidente de la misma, Jorge Núñez. Los miembros de la plataforma se concentraban frente al Ayuntamiento de la capital ribereña pidiendo «no ser olvidados por las administraciones públicas», logrando sumar en torno a medio centenar de participantes, que corearon sus consignas, gritadas y cantadas, dotando a la reedición de estas citas de cierto cariz festivo.

Esta vuelta a las concentraciones, que continuarán dentro de un mes, coincide con el adelanto electoral para el 28 de abril. Para los miembros de este colectivo reivindicativo, lo que pueda suceder pasada esa fecha incrementa las dudas sobre el futuro de la reapertura del Directo. «El tema se queda un poco estancado y esto no nos beneficia, porque el paso del tiempo está empeorando el estado de la línea, que entre el abandono, la vegetación, los robos y demás se está estropeando día a día», lamentaba Francisco Cebas, uno de los portavoces.

Antes de disolverse la concentración, Núñez recordaba a los presentes que esta plataforma participará también en la Gran Manifestación de la España Vaciada, que tendrá lugar en Madrid el próximo 31 de marzo, como una forma de «llamar la atención sobre el abandono que sufre Aranda y toda la comarca de la Ribera del Duero» en cuanto a comunicaciones ferroviarias. Una manifestación promovida por las plataformas SoriaYa, Teruel Existe y a la que se han sumado otras once plataformas de toda España, y para que los interesados en acudir ya pueden empezar a apuntarse, poniéndose en contacto con la plataforma arandina.