Riber Games atrae a 70 jóvenes y aspira a una sede fija

Adrián del Campo
-

La semana del videojuego organizada por la asociación arandina se afianza con decenas de participantes de Burgos, Madrid, Denia o Badajoz que hacen noches en hoteles de la villa

La Riber Games Week llena la sala de juego y los pasillos del comercial Isilla. - Foto: A. del Campo

La Riber Games Week, la semana del videojuego que organiza hasta el jueves la asociación arandina de deportes electrónicos, se está convirtiendo en un atractivo más del calendario estival ribereño. El evento que arrancó ayer ha logrado superar los 70 participantes de hasta cuatro regiones diferentes. Hay jugadores que vienen de Burgos y se van en el día, otros de Madrid, de Denia, que aprovechan para visitar a amigos, y de Badajoz, que hacen noches en hoteles de la villa y ya de venir al torneo estiran su estancia para conocer la zona. 

Las diferentes procedencias de los jugadores es algo que destaca uno de los fundadores de Riber Games, Pablo Ramiro Pérez. Él también reconoce que ha bajado «un poco la participación» respecto al año pasado. «Parece que no hemos acertado con las fechas. Demasiados inscritos de la vez pasada están de vacaciones o en sus pueblos... Pero muy contento porque se ha mantenido más o menos cerca y ha venido gente de fuera», declara Pablo Ramiro.

Más allá de los números, que siguen siendo positivos, la asociación ya roza los 40 socios, las sensaciones de los responsables de Riber Games son muy buenas. Cada vez tienen más experiencia desarrollando eventos y eso se nota en la presente Games Week. «Hemos conseguido los objetivos de que no haya tanta gente dentro del local, que los participantes puedan jugar más tranquilos, relajados, con menos calor… Entonces ahora con las pantallas que hemos puesto fuera (se ven desde el pasillo del centro comercial Isilla) y una mejor gestión de los horarios conseguimos que no tengan que estar aquí la gran mayoría de los participantes, sino que vengan a la hora que les toca, jueguen su partida y si quieren se quedan mirando desde fuera o si lo prefieren, se vayan a casa hasta su siguiente partida», explica Pablo Ramiro. 

Otro de los objetivos de Riber Games es contar con un local de manera continúa en Aranda. En este sentido también están avanzando ya que durante todo el verano están poniendo a disposición de sus socios y seguidores un espacio en el centro comercial Isilla, la misma sala en la que se desarrolla el torneo. La asociación está pagando un alquiler por el local al centro comercial, que les «hace una pequeña rebaja como patrocinador». Pero la intención sigue siendo dar continuidad a esta estancia, por ello, en septiembre decidirán si permanecen en su sede actual. Otra de las metas es expandirse por la Ribera, y también lo están logrando con contratos y conversaciones con diferentes ayuntamientos.

Aunque los videojuegos sigan pareciendo cosa de niños, lo cierto es que representan una de las industrias más importantes del mundo, con millones de seguidores. Este filón y demanda juvenil es la que cubre Riber Games, que ofrece a los jóvenes la oportunidad de salir de sus casas y socializar en persona mientras juegan. Además les abre la puerta a diferentes tecnologías, como la que representa la impresora 3D que tienen en su sede y con la que crean los trofeos mientras los participantes compiten.


Las más vistas