Indemnizan a Ayala y Pascual por dejar el Senado

C.M.
-

La asignación se concede a los exparlamentarios que no tienen otro sueldo o prestación. Begoña Contreras no la ha solicitado al haber regresado en abril a su puesto de trabajo

Cristina Ayala, Arturo Pascual y Begoña Contreras (de i. a d.), senadores del Partido Popular por Burgos en la pasada legislatura. - Foto: Patricia

Los exsenadores del Partido Popular por Burgos Cristina Ayala y Arturo Pascual han solicitado la indemnización por cese a la que tienen derecho los parlamentarios que pierden el escaño y no cuentan con otro sueldo, pensión o cualquier retribución pública o privada. Por el contrario, Begoña Contreras, de la misma formación, no lo ha pedido al haber vuelto en abril a su trabajo en un hospital.
Esta indemnización es una especie de paro para los políticos que no tienen derecho a una prestación por desempleo. Se paga un mes por año desempeñado en las Cortes Generales, se cobra mes a mes y se suspende en el momento en el que la persona que lo recibe tiene otro ingreso. Arturo Pascual no figuró en las lista al Senado en las elecciones del 28 de abril debido a que su partido le presentó como cabeza de lista al Ayuntamiento de Briviesca. «Yo no tengo otros ingresos, de modo que lo he solicitado. Solo dan un mes por año», señaló.
Tampoco formaba parte de las listas del Senado Begoña Contreras pero la exparlamentaria pidió en abril su ingreso en el Hospital Recoletas, donde desempeñaba su trabajo en el área de farmacia antes de dedicarse en exclusiva a la política.
Por su parte, Cristina Ayala sí figuró en el puesto 2 de la lista que presentó el PP a la Cámara Alta pero solo logró un escaño, el que ocupará Javier Lacalle, de modo que también ha solicitado la indemnización. La expolítica, que formó parte de la Diputación Permanente, ha optado por un periodo de descanso mientrasreflexiona. «Tomaré decisiones sobre el futuro en septiembre», apunta.
Según informa Europa Press, a la treintena de senadores de toda España que recibirán esta indemnización les corresponden unos 8.945 euros. La normativa establece que equivale a un mes de sueldo base (2.981,9 euros) por cada año que han permanecido en las Cortes Generales o periodo de al menos seis meses y hasta un límite de 24 mensualidades. En el caso de Cristina Ayala y Arturo Pascual han estado tres años y medio. Ese sueldo base es lo que se denomina asignación constitucional, que cobran por igual todos los senadores.