scorecardresearch
Rosalía Santaolalla

Sin entrar en detalles

Rosalía Santaolalla


Dar las gracias

01/07/2021

Si cuento las veces que he caminado por la calle Fernán González de arriba abajo y viceversa en toda mi vida, sobre todo de noche, igual me salen unos cuantos kilómetros, pero no, por lo visto no convalida para obtener la Compostela. No he hecho el Camino de Santiago, y eso que parece una experiencia totalmente recomendable, a tenor de lo que cuentan los que lo han recorrido; algunos por devoción, otros por empaparse de cultura y los hay que caminan para encontrarse solo con sus pensamientos. Pero también se han dado casos en los que los peregrinos han conocido personas que, de un modo u otro, han dejado una marca en sus vidas. Encuentros que, sin pretenderlo, les han llevado a ser lo que son.

Hace casi dos años que el embajador del Reino Unido en España, Hugh Elliot, narró en un vídeo para sus redes sociales cómo su primer contacto con este país tuvo lugar en Burgos, donde la RENFE de los años 80 le perdió durante cinco días la bici con la que pensaba recorrer la ruta jacobea. Hasta que la recuperó, fue acogido aquí por una familia a la que conoció casualmente; una hospitalidad que, 35 años después, reconoce que le marcó. El testimonio del diplomático británico tuvo tanto eco que le hizo merecedor del título de Embajador de la Ciudad de Burgos 2019, una distinción que tenía que haber recogido el pasado mes de octubre y que recibirá, por fin, mañana.

Lo interesante de aquel reconocimiento que hizo Elliot, además de la promoción sobrevenida de Burgos como tierra acogedora, es que décadas después recordara aquel gesto y que quisiera agradecerlo. Dice mucho de él y también de hasta qué punto una acción, una palabra, una sonrisa, pueden cambiar el rumbo o la perspectiva de cualquier extraño. Y qué gratificante es el agradecimiento, tan visible como el del público de Wimbledon aplaudiendo durante minutos a una de las investigadoras de la vacuna de Oxford, o con un simple gracias en un vídeo, un WhatsApp o cara a cara, sin pantallas de por medio.