La tragedia de Alba de Tormes conmociona la Comunidad

SPC
-

Una chica de 17 años y tres varones de 17, 19 y 20, pierden la vida, y otros dos están hospitalizados de gravedad, tras salirse el coche en el que viajaban seis personas en Galisancho y chocar contra un árbol

Interior del pabellón municipal de deportes de Alba de Tormes (Salamanca), donde se instaló la capilla ardiente de las víctimas - Foto: Ical

La localidad salmantina de Alba de Tormes está «sumida en la consternación» después de que cuatro jóvenes vecinos del municipio, una chica y un chico de 17 años, otro de 19 y uno de 20, perdieran la vida, y otros dos de 25 y 29 resultaran heridos de gravedad, durante la mañana de ayer en un brutal accidente de tráfico registrado cuando regresaban de las fiestas del municipio de Santa Inés, dentro de la pedanía de Galisancho, y que sembró de luto y dolor a toda la comarca. El pabellón municipal de deportes del municipio acogió la capilla ardiente con los féretros de las víctimas, en una jornada «trágica» para esta pequeña población salmantina de poco más de 5.000 habiantes que durante la jornada de ayer se encontraba «destrozada» por el «palo» que supone ver como a jóvenes a los que han visto crecer se les han cortado «sus ilusiones». 
Según las primeras investigaciones, los seis jóvenes, que viajaban un vehículo de cinco plazas, regresaban a Alba de Tormes, tras una noche de fiesta en la localidad de Santa Inés, según el testimonio de vecinos de la localidad. Al parecer, fue un taxista que circulaba por esa vía quien dio el aviso del accidente a los servicios de emergencias. El trágico siniestro se produjo cuando el conductor, de 29 años, perdió el control del turismo, un Renault Megane amarillo, tras tomar una curva a las afueras de Galisancho, a unos 200 metros de la finca ‘Carmeldo’, cuando circulaba en dirección a Galinduste. El vehículo, en el que viajaban los seis jóvenes, se salió de la vía, primero por la margen derecha y, para, posteriormente, dar un volatanzado y abandonar la vía por la izquierda, hasta colisionar contra un árbol, según informó el teniente de la Guardia Civil de Tráfico, Juan Ramón María Marcos, perteneciente al subsector de Ciudad Rodrigo.
Como consecuencia del siniestro, al menos, dos de los jóvenes murieron en el acto y el resto resultaron heridos de gravedad. En el lugar de los hechos, los servicios de emergencias confirmaron el fallecimiento de tres de las personas heridas, una joven de 17 años y dos varones de 20 y 17 años, mientras que los otros tres varones de 29, 25 y 19 años, fueron trasladados al Complejo Asistencial de Salamanca- edificio Virgen de la Vega-. A primera hora de la tarde se confimarba el fallecimiento de un cuarto ocupante, otro joven de 19 años, mientras los otros dos permanecen ingresados en el Hospital de la capital. 
El teniente jefe del destacamento de Tráfico, que instruye las diligencias del accidente, explicó que se investigará al conductor del turismo al que se le imputan delitos de homicidio por imprudencia y por lesiones. Además se han iniciado los trámites para pedir autorización judicial y realizarle las pruebas de alcohol y drogas. 
Un pueblo teñido de luto

La alcaldesa de Alba de Tormes, Concepción Miguélez, subrayó que el pueblo se encuentra «conmocionado» y que en sus calles «no se habla de otra cosa», además reconoció estar ella misma «muy afectada» ante «un día muy triste». Por su parte, el Ayuntamiento de la localidad declaró tres días de luto oficial en señal de duelo por la muerte de los jóvenes, algunos de ellos muy conocidos en la localidad. El Ayuntamiento también ofreció a las familias de las víctimas mortales organizar un acto funerario conjunto, que se llevará a cabo hoy a las 11 horas en el pabellón municipal de deportes, lugar que también acogió la capilla ardiente de las víctimas y hasta donde se desplazaron numerosos familiares, vecinos y amigos, que no podían contener las lágrimas ante un siniestro tan duro como inesperado. Un golpe que obligó al 112 y a la Cruz Roja a prestar atención psicológica en el municipio a los familiares y amigos de los fallecidos, informan agencias.

Reacciones

El fatal accidente conmocionó ayer a la Comunidad y los mensajes de dolor y pésame no se hicieron esperar. Así, el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, mostró en Twitter sus «condolencias» y «cariño» a los familiares de los fallecidos, y aseguró sentirse «desolado» por la noticia. También se sumó a los mensajes de condolencia el vicepresidente, Francisco Igea, quien lamentó lo ocurrido y dijo «extrememos la prudencia para evitar más tragedias». El presidente de la Cortes, Luis Fuentes, también sintió la «tragedia» que acabó con la vida de «tres personas muy jóvenes». La delegada del Gobierno, Mercedes Martín, mostró su «consternación» por este «absoluto drama». Por último, el PSOE transmitió su «más sincero y profundo pésame» a las familias de los fallecidos.

Semana negra

El accidente de Galisancho cierra una semana trágica con diez muertos en las carreteras de Castilla y León, tres de ellos menores, en seis accidentes de tráfico. De hecho, durante la jornada de ayer también perdía la vida por la tarde un motorista de 28 años y natural de Zamora en un accidente enBurgos. Una semana negra que empezó el pasado miércoles cuando un ciclista de 39 años perdía la vida tras ser atropellado por un camión enZamora. El jueves una joven de 14 años perdía la vida en una colisión en Torrelobatón (Valladolid). Ese mismo día, un motorista de 54 años fallecía también en Valladolid.  El viernes, un camionero de 50 años perdía la vida tras volcar en la autopista AP-1. Y este sábado, en Burgos, en el Valle de Losa, un hombre de 45 años fallecía después de caerse de la moto.


Las más vistas