Stanich se hace un trío

Á.M.
-

El enfant terrible del indie español vuelve a Burgos (en el MEH, mañana sábado 21,00 horas) en un formato inédito que ha girado por muy pocas salas, todas de aforo reducido

Stanich se hace un trío

Grabar un disco a la vieja usanza y (casi) en una toma tiene sus ventajas. Además de sonar a verdad, es portable y versátil. Ángel Stanich lo hizo así y, con intención o sin ella, le ha ido bien. Antigua y Barbuda ya fue presentado en Burgos (en Cultural Cordón) en febrero de 2018 dentro de una gira que le llevó por toda España y le programó en los festivales de referencia. Luego vino la adenda con el EP Máquina.
Ahora, el excéntrico músico cántabro ha programado una minigira en formato trío acústico (ojo porque el ‘multinstrumentismo’ hace que no sea lo que parece) de la que el Museo de la Evolución Humana ha podido adjudicarse una fecha. Será mañana sábado (21,00 horas), en el nuevo escenario que el Museo ha habilitado para eventos muy concretos: el balcón del MEH.
Escribir sobre Stanich también tiene ventajas. Una es que ya no hay que explicar quién es. Su irrupción en el circuito, lubricada por Javier Vielba (Arizona Baby), ha hecho que la tipografía de su nombre crezca en los carteles, aunque lo importante es cómo se comporta su música. Del casi espartano arranque acústica en mano, ha pasado a una sonoridad cercana al folk pero con todas las influencias que caben entre el gospel y el punk. Elijan.
Eso se refleja en el trabajo que ahora revisita en modo más íntimo -por la cercanía con el público, sobre todo-. No todo saldrá de los ‘once más uno’ temas que componen Antigua y Barbuda y los cuatro añadidos de Máquina. También, claro, cuenta con su ya clásico Camino ácido y los dos EPs que parió entre un largo y otro. Sin embargo, en el formato trío el repertorio se diferencia del clásico con la banda y suenan parte de sus temas menos habituales, que no sólo de Metralleta Joe o Mátame, camión vive Stanich.
En escena, estará acompañado por el guitarrista Victor Pescador (que por momentos se convierte en teclista) y el batería ‘Lete’, que tampoco le hace ascos a los teclados o las guitarras. Sólo Ángel Stanich permanece atado a su guitarra. Con este añadido a la gira, el ‘cantautor’ se prepara para hacer los festivales que tiene comprometidos en verano y retirarse a grabar las canciones que compondrán su tercer LP, del que ya tiene trabajo avanzado. Lo propio para un artista en crecimiento que ha llenado en Madrid y Barcelona y que parece haber encontrado un barracón de musas.
El estreno del ‘balcón del MEH’ tendrá continuidad el próximo 12 de abril con la presentación del Festival Ebrovisión, que se celebrará en Miranda de Ebro los próximos 5, 6 y 7 de septiembre. Ese acto estará presidido por un concierto de Zahara en un formato poco habitual en la actual gira de la jienense. En ambos casos, las entradas, limitadas y con buena parte ya vendida, se adquieren en la recepción del Museo. 5 euros.