Lucha contra las goteras de la torre de la colegiata de Roa

I.M.L.
-

El Consistorio de Roa denuncia la ruina de la torre de la excolegiata. La Administración local recurre a la Junta para que solucione los problemas de goteras de este edicifio BIC. Las arcas municipales sufragarán el arreglo del reloj del templo

Lucha contra las goteras de la torre de la colegiata de Roa

La conservación del patrimonio raudense es una de las preocupaciones que ocupan al equipo de gobierno del Ayuntamiento de Roa y sus esfuerzos se dirigen ahora a la ex colegiata de Nuestra Señora de la Asunción, patrona de la localidad y uno de los monumentos representativos de la historia de esta villa ribereña. Entre pequeños desperfectos y elementos que precisan una restauración, destaca sobremanera la torre del templo, cuya techumbre adolece de tales desperfectos por la falta de mantenimiento y el paso del tiempo que amenaza con afectar a la estructura de este elemento arquitectónico en su parte más alta.

El alcalde del Ayuntamiento de roa, David Colinas, está a la espera de que le reciba el delegado de la Junta en Burgos, Enrique Saiz, al que ha solicitado una reunión para trasladarle el problema al que se enfrenta este monumento. «El tejado de la torre tiene unas importantes goteras, no hemos valorado el estado pero se ven a simple vista y van a más», asegura Colinas, que aclara que «al ser Bien de Interés Cultural, es la Junta la que tiene que valorar la actuación que se precisa». Colinas confía en que las necesidades de esta destaca iglesia del siglo XVI, gótico tardía, vecina de la Casa Consistorial y protagonista de la Plaza Mayor raudense, encuentren rápido respuesta por parte de la Junta de Castilla y León para no tener que ver el avance del deterioro del templo.

Mientras tanto, el propio Ayuntamiento colabora en la reparación del reloj de la torre de la iglesia, que de finales del siglo XIX y que se considera hermano de otros relojes mecánicos colocados en edificios de renombre, como el que mueve el famoso Papamoscas de la Catedral de Burgos, el reloj de la Catedral Primada de Toledo o el Reloj de los Carneros de San Antolín, en Medina del Campo.

Desde el Ayuntamiento se ha pedido una valoración de los trabajos que precisa este mecanismo relojero centenario, estimando que el coste podría rondar la cifra de los 4.000 euros. «Todavía tenemos que pedir presupuesto y sacarlo a concurso, pero tenemos una idea de lo que necesita y lo que nos podría costar», puntualiza Colinas, que espera poder contar con alguna ayuda por parte del PRODER. El primer edil raudense reconoce que la cifra no es fija, porque queda por concretar la ubicación final que se le quiere dar. «Podríamos dejarlo expuesto en la propia iglesia o volver a subirlo a la torre, donde se encuentra ahora, pero para eso tendríamos que contemplar una protección para que las inclemencias del tiempo no lo vuelvan a estropear», explica el alcalde raudense.

Esta segunda opción conllevaría, además, que se tuviese que adecentar el acceso a la parte alta de la torre de la ex colegiata, si es que se quiere hacerla visitable tanto para los vecinos como para los visitantes. «Es una alternativa, nos podría servir para sumar un atractivo más a los que ya de por sí tiene Roa, que se pueda subir y contemplar la villa desde allí», reconoce.