Y volver a la 'biblio' a hincar los codos

A.S.R
-

Las bibliotecas municipales, salvo la del Principal, abren sus salas para el estudio y las consultas bibliográficas con aforo limitado

La Miguel de Cervantes tiene habilitadas 42 plazas para el estudio y la consulta. - Foto: Jesús J. Matías

Un olor a desinfectante atufa la nariz al subir las escaleras hacia la primera planta de la Biblioteca Miguel Cervantes. Es el rastro de la limpieza que a diario llevará a cabo una cuadrilla del Ayuntamiento en todos los espacios municipales. Un tablón bloquea el paso a la sección infantil y un cartel insta a echarse gel antes de dirigirse a la sala de estudio, la única estancia que está abierta al público. Las estanterías y cajones con material para el préstamo, los ordenadores y la hemeroteca siguen precintados y el bibliotecario atiende pertrechado de mamparas y de la ya inseparable mascarilla. 

Este accesorio es obligatorio durante todo el tiempo que se utilice la sala de estudio, disponible tanto para hincar los codos como para consulta bibliográfica, aunque los libros deben pedirse a los trabajadores y tras su uso guardar la prescriptiva cuarentena de 14 días. En este espacio se permite igualmente el uso de wifi, pero solo con el ordenador propio. El aforo está limitado. En el centro de San Pedro de la Fuente se han habilitado 42 plazas. Ayer sobre las 12.30 horas, había una veintena ocupadas. 

Alba Gallego y Ainé Arribas son dos de sus inquilinas. Tienen 17 años, estudian en el IES López de Mendoza y en la mesa se extienden los apuntes con los que preparan la EBAU. La primera acostumbra a estudiar en casa, pero durante la pandemia no ha logrado concentrarse, «con mis padres teletrabajando, mi hermana por ahí, las videollamadas...». Para la segunda, la biblioteca es su lugar de estudio habitual, antes de que todo cambiara iba todas las tardes y reconoce que lo echaba de menos. Ainé, que quiere hacer Psicología, seguirá yendo todos los días; Alba, que apuesta por Enfermería, más esporádicamente. 

Las bibliotecas municipales Miguel de Cervantes, María Teresa León y Gonzalo de Berceo son las primeras en dejar que el público acceda a sus instalaciones. Suman este servicio al que ya brindaban de préstamo y devolución, que siguen haciendo sin dejar que los lectores accedan físicamente a los fondos. 

Ni las de los centros cívicos ni la Pública (San Juan) han dado aún este paso permitido tras la entrada en la fase 3. La directora de esta última, Carmen Monje, señala que están trabajando cómo ofrecer más servicios a partir de la próxima semana con absoluta seguridad en un inmueble tan diáfano. 

La que aún se mantiene completamente cerrada es la del Teatro Principal. Su responsable, Juan Carlos Pérez Manrique, comenta que se debe a que todavía no está finalizada la obra de la cubierta del edificio. Los trabajadores empezarán esta semana a reorganizar los fondos y el plan contempla abrirla el jueves 25 de junio a la vez que lo hace la sala de exposiciones. Si no estuviera en condiciones, se aplazaría hasta el 30 de junio.

El horario de las bibliotecas municipales es de lunes a viernes de 9 a 21 h. hasta el 25 de junio (este sábado cierra por calendario laboral), luego comenzará el de verano (de lunes a viernes de 8.15 a 14.45 h.).