4.000 viviendas nuevas al año en Castilla y León

ICAL
-

La patronal teme la incertidumbre que dejen las citas con las urnas y exige un IVA superreducido para viviendas en alquiler

4.000 viviendas nuevas al año en Castilla y León - Foto: Luis López Araico

El despegue de la construcción pierde fuelle en Castilla y León y su ritmo de avance se estanca en las 4.000 viviendas anuales. El sector no logra alcanzar el dinamismo de otros territorios, si bien continúa con su proceso de recuperación en un momento en el que ha redoblado su apuesta por la edificación en bloque en las ciudades. Además, el adelanto electoral de las generales para el 28 de abril eleva la incertidumbre del sector que teme abra un periodo sin gobierno lo que para tendría consecuencias negativas.

Ante este estancamiento, la Confederación Castellana y Leonesa de la Construcción ve en el acceso a la vivienda uno de los principales retos. “La posibilidad de acceder a una vivienda asequible puede dinamizar el sector inmobiliario convirtiéndose, así, en un impulso importante para la economía y la creación de empleo”, afirmó a Ical su presidente, el leonés Javier Vega, quien remarcó acuerdos entre los partidos políticos para que las empresas cuenten con un marco de estabilidad, que permita plantear nuevas inversiones en 2019.

La patronal prevé para 2019 más carga de trabajo en la Comunidad, de acuerdo a la solicitud de visados de dirección de obra nueva presentados por los aparejadores o arquitectos técnicos en 2018. La estadística del Ministerio de Fomento contabiliza 3.998, una cifra que creció un 10,1 por ciento respecto a la de 2017, cuando acabó el año con 3.631, por lo tanto se iniciaron los trámites para levantar 361 viviendas más.

Asimismo, el sector continúa con la recuperación, pero reduce la velocidad con la que trataba de volver a los volúmenes de actividad previos a la crisis económica. No obstante acumula ya cinco ejercicios consecutivos de crecimientos en el número de viviendas a construir, hasta roza las 4.000, desde el ‘suelo’ de 1.850 registrado en 2013. Todavía los visados suponen solo un 7,7 por ciento del máximo contabilizado en 2006, cuando se pusieron en marcha obras en 51.553.

No obstante, los promotores completaron el giro de 180 grados al sector, orientándolo de forma mayoritaria hacia la edificación en bloque para uso residencial. En conjunto, presentaron visados para levantar 2.143 pisos nuevos, un 14,72 por ciento más que un año antes, mientras que los permisos tramitados para casas unifamiliares crecieron un 5,58 por ciento, hasta las 1.854. Esta tendencia que otros años era menos clara ahora parece marcar una nueva etapa en la promoción de viviendas en Castilla y León.

En España, los visados aumentaron un 24,7 por ciento puesto que se situaron en 100.733 unidades en 2018. En todo el país mantuvieron la senda positiva después de encadenar cuatro años al alza, al situarse en 80.786 unidades en 2017, lo que supuso un aumento del 26,1 por ciento en comparación con el año anterior. De la cifra total, 79.453 fueron de pisos en bloque (con una subida interanual del 29,5 por ciento) y 21.254 de viviendas unifamiliares, con un aumento del 9,5 por ciento. Además, se solicitaron 26 permisos para otro tipo de edificios.

Provincias

Burgos, Segovia y León fueron las provincias que registraron un frenazo en la promoción de nuevas viviendas. Así el número de visados cayó en la primera un 20,1 por ciento, hasta los 740; un 14,8 en la segunda, hasta las 299, y un 2,02 por ciento, hasta los 485. En el lado opuesto se dispararon en Palencia un 67,4 por ciento, hasta los 303 y un 48,4 por ciento en Valladolid, hasta las 1.124.

También crecieron en Soria un 18,7 por ciento, hasta las 215; en Salamanca, un 14,9 por ciento, hasta las 469; en Ávila, un 12,9 por ciento, hasta las 218, y en Zamora, un 5,07 por ciento, hasta los 145.

De la misma forma, la apuesta por los pisos se centró en Ávila, con un aumento del 345 por ciento; Zamora, con un 236 por ciento más, y Palencia, con 137 por ciento más. Por el contrario descendió en Burgos (22,03 por ciento), León (10,22 por ciento) y Segovia (74,49 por ciento). El mayor número de edificaciones en bloques se registró en la provincia vallisoletana con 756, seguida de la burgalesa con 531 y la leonesa (246).

“Está recobrando parte del protagonismo que tuvo en años pasados, pero en modo alguno se está abandonando la construcción de viviendas unifamiliares, de hecho la estadística de visados de viviendas de los dos tipos así lo certifica. No estamos ante una situación disyuntiva de tener que elegir o bloque o unifamiliar, las dos son perfectamente compatibles en el mercado de la vivienda”, expuso el presidente de la Confederación Castellana y Leonesa de la Construcción.

“Tenemos algunos problemas específicos que se están convirtiendo en un lastre, ciertamente pesado, para nuestra economía y que, como puede ser el caso de la despoblación, la orografía de nuestro terreno en materia de comunicaciones, o los déficits en las infraestructuras, si no los abordamos de manera decidida y conjunta, no seremos capaces de recuperar una comunidad rica”, dijo el leonés Javier Vega.

Demandas

La patronal demanda, según su presidente, una reducción de los tiempos de la concesión de las licencias, una definición “clara y concisa” del concepto de “alquiler asequible”, así como del esfuerzo dedicado al pago de la renta, que para los empresarios no debe superar el 30 por ciento de los ingresos mensuales. También defiende la colaboración público-privada para “construir un razonable número de viviendas sociales”, con un regreso a la fórmula anterior de ayudas directas y subsidiación de hipotecas.

También Javier Vega reclamó un incremento de la dotación económica del Plan Estatal de Vivienda y medidas fiscales para incentivar la promoción de vivienda nueva en alquiler, con por ejemplo, un IVA superreducido.

“Cuando parecía que la crisis iba quedando aparcada, hay síntomas de inicio de un estancamiento de la actividad, a lo que seguramente ha contribuido la situación de inestabilidad general que existe en el país, así como la falta de perspectivas laborales. Esperamos que la incertidumbre que pueda surgir de las próximas elecciones no repercuta de manera negativa en la actividad constructiva”, concluyó el presidente de la patronal de la construcción de la Comunidad.


Las más vistas