Adif discrimina a Briviesca y mantiene cerrada la taquilla

S.F.L.
-

A pesar de que otras estaciones de Castilla yLeón han retomado el servicio presencial, los viajeros que cogen el tren en la capital burebana deben comprar los pasajes en la Oficina de Correos o por internet

Entre semana resulta más habitual ver viajeros por las tardes que durante las mañanas. El viernes sigue siendo el día que más vida hay en la estación. - Foto: S.F.L.

La taquilla de venta de billetes de tren en la estación de Briviesca continuará cerrada. Mientras que en otras de la región, que dejaron de operar el 1 de enero se retomó el tradicional servicio ayer, en la capital burebana no se ha reanudado todavía.
El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), que se ha encargado de estas labores hasta finales de 2019, se ha comprometido a seguir prestando este servicio de forma temporal hasta el 31 de marzo. Con el cambio de año, fue Renfe quien asumió la venta de billetes en 142 estaciones de todo el país.
Según fuentes de la operadora ferroviaria de la región, «Briviesca no figura en el listado que ha presentado Adif de los lugares donde retomará de nuevo la venta de billetes». Tras el traspaso de la enajenación de pasajes, Renfe manifestó que «solo se despacharían» de forma presencial en las estaciones en las que se superasen los «cien viajeros» diarios. 
La de La Bureba se queda por debajo de esa cifra, y por el momento, y hasta que se estudie como se presentará el servicio de aquí en adelante, los viajeros tendrán que adquirir sus billetes en la Oficina de Correos de la ciudad o bien, a través de internet. Próximamente, podrán hacerlo en máquinas expendedoras.
En la búsqueda y definición de la situación definitiva para Briviesca, se tendrá en cuenta al Ayuntamiento, en el caso de que muestre interés en que se mantenga este servicio. «Se pueden alcanzar acuerdos de colaboración», afirman desde el departamento de comunicación, y añaden que «todavía no hay nada claro» en el asunto. 
El sector de población más damnificado al tomarse dicha medida corresponde a los ancianos y personas que no acostumbran a manejar las nuevas tecnologías. «La gente mayor ha venido últimamente a informarse y a comprarse los billetes», declara el director de Correos del municipio, y apunta que «no se han vendido muchos pasajes» durante las dos primeras semanas desde que se diera el cambio.
Este periódico ha podido hablar con algunos de los viajeros que cogen este medio de transporte y, la mayoría de ellos, lo usan para dirigirse a destinos alejados, como León, Galicia o País Vasco. Sin embargo, para trasladarse a Burgos, salvo las personas que van al hospital, la opción más demandada es el autobús, que realiza varias paradas desde Gamonal hasta el centro de la ciudad, y el precio resulta más económico: 4 euros frente a los 6,25 que cuesta el tren. 
POCO MOVIMIENTO.

Desde el 1 de enero los cuatro trabajadores de Adif de Briviesca vuelven a desempeñar las funciones que les corresponde: movimiento de trenes, circulación, itinerarios o los que les manden desde el puesto de mando. Como la venta de billetes no era cometido suyo, estos empleados no corren ningún riesgo de perder sus puestos.
En la ciudad paran diariamente una decena de ferrocarriles, cinco para cada sentido a excepción de los fines de semana, ya que los servicios se ven reforzados los viernes y domingos. En días muy puntuales se ha llegado a dar el caso de que no se ha montado ningún viajero. Sin embargo, uno de los operarios de Adif expone que en los «puentes» y sobre todo durante las «fiestas de agosto», las cifras «aumentan de manera galopante». En el día a día, por las tardes se aprecia más movimiento que por las mañanas de personas que vuelven a sus hogares después del trabajo.