El Procurador del Común insta a cerrar el campo de Villatoro

J.M.
-

Pide al Ayuntamiento que «no permita» jugar hasta que construya vestuarios y sugiere cambiar la ubicación pese a reformarse en 2017

El Ayuntamiento invirtió 140.000 euros en la dotación. - Foto: Alberto Rodrigo

Los problemas en el campo de fútbol de Villatoro no se acaban nunca. Primero fue su mal estado, después fue un informe de la Sociedad Municipal Aguas de Burgos el que alertaba en 2017 de que reformar el deteriorado terreno de juego en la misma ubicación no era una buena idea (aseguraba que podría agravar las filtraciones en el barrio) y ahora ha sido el Procurador del Común el que ha dictado una resolución en la que insta a que «no se permita por parte de la Administración municipal la práctica deportiva en dicho estadio de fútbol al no cumplir las condiciones exigidas en la normativa de espectáculos públicos y actividades recreativas».
La institución autonómica se apoya para realizar una aseveración tan tajante en que la normativa establece que una dotación de este tipo debe contar con las «adecuadas condiciones higiénico-sanitarias» y para ello es preceptivo   «que se construya en dicho recinto los vestuarios y aseos exigidos» por la normativa regional y también por la del Consejo Superior de Deportes». En la actualidad se ha solventado este problema con la colocación de una caseta, si bien no existe ningún tipo de desagüe ni canalizaciones de saneamiento.
En la resolución, el Procurador del Común se hace eco del informe que en su día redactó el gerente de Aguas de Burgos y le sugiere que «se valore por el Ayuntamiento el cambio de ubicación del estadio de fútbol a otro lugar más adecuado en el barrio de Villatoro». Aunque aquí, cabe recordar que la ciudad invirtió 140.000 euros en la dotación deportiva hace apenas 3 años y las fuentes municipales consultadas no parecen dispuestas a plantearse alternativas.
AJENO A LA REALIDAD. El presidente del Consejo de Barrio de Villatoro, Sergio Portillo, comparte la idea de que faltan unos vestuarios en condiciones, pero se mostró totalmente en contra de la propuesta del Procurador del Común de impedir jugar en el campo ya que, tal y como afirmó, allí juegan al fútbol equipos del trofeo Diputación y no federados. Y para este tipo de práctica deportiva la normativa no es así de exigente.
Sí lamentó que, tras una inversión tan elevada, el campo esté «infrautilizado». Con unos vestuarios adecuados los equipos de élite de la ciudad, tal y como manifiesta, podrían entrenar en esas instalaciones en alguna ocasión. Lo que seguramente redundaría en un mejor mantenimiento.
Respecto a la ubicación, Portillo no cree que pueda suponer un problema para las filtraciones ya que «el terreno absorbe el riego diario de 20 o 30 minutos». El problema, tal y como añade, es de fondo y ahí sí debería el Ayuntamiento actuar. De momento, lamentan que las inversiones prometidas en campañas electores no se hayan cumplido y que ni antes el PP ni ahora el PSOE le den una solución.