Crecen un 10% las familias que tienen libros de texto gratis

B.G.R.
-
Crecen un 10% las familias que tienen libros de texto gratis - Foto: Miguel Á?ngel Valdivielso

La Dirección Provincial ha autorizado la modificación de 22 textos de la ESO en el Diego Marín, Comuneros y Sagrada Familia de Miranda. El programa Releo atiende 7.158 solicitudes

El curso escolar 2018-2019 ya es historia y ahora toca pensar en el próximo, para el que cuestiones como la provisión de libros están cerradas, ya sean las autorizaciones excepcionales de cambios de ejemplares o el programa de gratuidad Releo Plus. Respecto a los primeros, solo tres centros educativos (dos de la capital y uno de Miranda) han solicitado este año permiso a la Dirección Provincial de Educación para renovar parte de este material, trámite que deben realizar si no se ha cumplido el periodo de vigencia de cuatro años que recoge la ley para volúmenes de Primaria, Secundaria y Bachillerato. Los que han cumplido con ese plazo no necesitan el permiso para modificar los textos académicos.
El instituto Diego Marín Aguilera cambiará doce libros, cuatro en primero de la ESO, otros tantos en segundo, dos en tercero y dos más en segundo de Bachillerato. Por su parte, el Comuneros de Castilla hará lo propio con ocho en la etapa obligatoria (dos por curso), mientras que el colegio concertado de Sagrada Familia de Miranda de Ebro renovará dos en los dos primeros cursos de Primaria. Las modificaciones afectan esta vez solo a material impreso (también se incluye la posibilidad del digital) y han sido debidamente justificadas para que puedan llevarse a cabo, contando también con el informe favorable del Consejo Escolar.
En esta ocasión, la Administración ha autorizado todas solicitudes recibidas, a diferencia de lo ocurrido hace un año, cuando se registraron nueve y se concedieron ocho o el anterior, con ocho y seis beneplácitos. Esa bajada en el número de peticiones obedece a dos motivos, según explica el director provincial de Educación, Juan Carlos Rodríguez Santillana. Por un lado, hace referencia a que los centros son conscientes de que la normativa de vigencia obligatoria de este material se cumple a «rajatabla» en Burgos. Por otro, a que el grueso de demandas de ejercicios anteriores respondía a la extensión del bilingüismo de Primaria a Secundaria, proceso que «está prácticamente concluido».
Rodríguez Santillana precisa que los permisos concedidos son «mínimas» si se tiene en cuenta el número total de libros que se utilizan en cada centro. En este sentido, precisa que suelen responder a extinciones de ejemplares por parte las editoriales, pero nunca «porque haya llegado un profesor nuevo».
En el caso de las tres solicitudes de este año, estas obedecen a que se trataba de textos vigentes durante más de dos cursos que no tienen una «secuenciación de contenidos», lo que hace «complicado» su seguimiento por parte del alumnado. A ello se añade que el profesorado observa «dificultades» tanto en el desarrollo curricular como en el tratamiento de los temas.
Concluido este proceso de renovación de libros, la semana pasada se resolvió la convocatoria abierta a las familias para participar en el programa de gratuidad Releo Plus, que este año incluye también material como los cuadernillos escolares. La Dirección Provincial de Educación ha tramitado 11.828 solicitudes para el próximo curso académico, un 10% más que para el que acaba de terminar. De ellas, 7.158 o el 60,5% han recibido el visto bueno, lo que significa 650 más o un incremento del 10% respecto a a la resolución de junio de 2018, en la que se beneficiaron 6.502. El procedimiento que deben seguir pasa por acudir al banco de libros de su centro y si no hay existencias del material necesario recibirán ayuda económica de la Junta para su adquisición teniendo que presentar la debida factura.
Junto a las peticiones concedidas, otras 4.500 han sido denegadas (4.042 el año pasado) por superar los niveles de renta, si bien pueden optar a los bancos de libros en caso de que queden provisiones tras la elección de los primeros pero no al apoyo económico. El total de solicitudes se completa con otras 170 que han quedado excluidas del programa por causas distintas a los ingresos (166 en 2018).
ayudas individuales. El aumento de la demanda a la hora de participar en el Releo Plus se debe, según el departamento provincial, a que se trata de un programa «serio» que concede las ayudas «conforme a las peticiones y la renta de las familias» y que permite generar bancos de libros. Respecto a las voces que dicen que estas deberían ir a los centros, apunta a que son «individuales», al igual de las del comedor o del transporte, y que cuando se ha intentado aplicarlas de manera colectiva los «resultados no han sido nada buenos».
Este proyecto de reutilización de textos arrancó de forma experimental en el curso 2012-2013 y fue en el 2016-2017 cuando se creó el Banco de Libros de Castilla y León, que gestionan las instalaciones educativas a través de una comisión en la que participan profesores y este curso también personal de administración y servicios, que recibe una compensación económica por este trabajo. Las principales novedades para el próximo ejercicio radican, además de incluirse los cuadernillos, en que se ha elevado el límite subvencionable cuando no queden existencias hasta los 280 euros para Primaria y  los 350 para Secundaria.