El consumo de gasolina cayó un 80% durante el mes de abril

L.M.
-

La paralización de casi todas las actividades industriales y el endurecimiento de las restricciones a la movilidad, especialmente durante la primera quincena, explican el desplome de los carburantes

Las calles apenas registraron tráfico durante los primeros días de abril, a excepción del transporte público. - Foto: Luis López Araico

Calles vacías, coches aparcados en los garajes día tras día y empleados recluidos en sus domicilios, bien teletrabajando o bien con sus empresas cerradas ante el decreto del Gobierno. Los primeros 15 días de abril en España, y por ende Burgos, se vivieron los momentos más crudo del confinamiento con el cierre de la inmensa mayoría de fábricas, industrias y negocios para evitar la expansión de la COVID-19. A este hecho se sumó las restricciones a los ciudadanos para moverse libremente. Todo ello provocó una caída histórica del consumo de carburantes, que según la Corporación de Reservas Estratégicas de Productos Petrolíferos (Cores), Corporación de Derecho Público tutelada por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, se cifra en un 80% si nos referimos a la gasolina sin plomo 95 y en un 60% con respecto al gasóleo A.
Con respecto al primero, si en abril de 2019 se registró un consumo de 3.575 toneladas, en este la cifra se redujo drásticamente hasta las 692.Si tomamos como referencia en gasóleoA, el combustible más utilizado -la inmensa mayoría de camiones, autobuses, a parte de miles de automóviles- las 9.678 toneladas del cuarto periodo de 2020 se quedan cortas frente a las 24.631 de hace un año. A nivel nacional en abril se intensifica el descenso del consumo de los combustibles de automoción (59,1% respecto a abril 2019 y 44,4% sobre a marzo 2020), situándose en el mínimo consumo desde que se dispone de datos (enero 1996). Las gasolinas caen un 77,8% vs. abril 2019 y un 64,7% vs. marzo 2020, mientras los gasóleos de automoción caen un 55,0% vs. abril 2019 y el 40,6% vs. marzo 2020. En el acumulado del año el consumo de los combustibles de automoción desciende un 21,0%, siendo mayor la caída en las gasolinas (26,0%) que en los gasóleos de automoción (19,9%).

Caída generalizada. Gasolinas y diésel son los carburantes más empleados, aunque otros como el gasóleoC, que utilizan sobre todo vehículos agrícolas -tractores- en sus labores cotidianas, también han reportado caídas. En Burgos el consumo de este tipo de combustible, a pesar del empuje del campo, que ha sostenido en parte la destrucción de empleo y de empresas, ha descendido un 9%.En abril de 2019 se emplearon 7.642 toneladas, mientras que en el de este año han sido 7.018. 
El Cores también destaca que se ha producido un importante descenso del consumo de gas natural (22,3% respecto a abril de 2019), situándose en 23.777 gigavatios por hora.