Emprender en el corazón de Obarenes

A.C.
-

El joven Raúl Moreno, de 31 años, se ha hecho con la concesión del hotel rural y restaurante El Molinar, construido en Ranera por el Ayuntamiento del Partido de la Sierra en Tobalina

EMPRENDER EN EL CORAZÓN DE OBARENES

El joven Raúl Moreno Rosas tenía claro desde hace tres años que quería dejar atrás el trabajo por cuenta ajena y emprender un negocio, apoyándose en sus estudios de Relaciones Laborales y su experiencia en la hostelería. Sondeó algunas posibilidades en la provincia, pero no fructificaron. Hace unos meses comenzó a diseñar un plan de negocio para gestionar el hotel rural que el Ayuntamiento del Partido de la Sierra en Tobalina ha construido en Ranera, tras una inversión de casi 700.000 euros a lo largo de doce años, y los números salían. La licitación del contrato de concesión de la explotación del establecimiento quedó desierta en 2018, pero Raúl presentó su oferta poco antes de que acabara el año en que el procedimiento seguía abierto a posibles interesados. 
Las recientes elecciones municipales retrasaron más de lo que le hubiera gustado los trámites y la firma del contrato, pero el pasado 13 de julio pudo comenzar su andadura en el que ha bautizado como Hotel Rural El Molinar. El establecimiento, que se comercializará en Booking y TripAdvisor, ofrece seis habitaciones dobles con baño y una séptima familiar para cinco huéspedes, un restaurante para 42 comensales y una cafetería, además de servicio de alquiler de bicicletas eléctricas, que se pondrá en marcha en septiembre.
Raúl Moreno ha creado cuatro empleos en este negocio, el suyo propio, el de su madre, Olga Rosas,  que se ocupa de los fogones, y el de dos empleados para cafetería y sala de comedor. Se muestra seguro del potencial de este establecimiento por su ubicación a 6  minutos de Frías y 15 de Oña, dos de las localidades más turísticas de la comarca por su riqueza histórica y patrimonial, y por estar en el corazón del Parque Natural Montes Obarenes-San Zadornil, de un  atractivo indiscutible para quienes se decantan por el turismo de naturaleza.
empezar en un pueblo. Este joven emprendedor de 31 años, con raíces paternas en Covarrubias, donde adquirió parte de su experiencia en el mundo de la hostelería, además de en Madrid y Burgos, está convencido de que hay hueco para él en el mercado turístico de la comarca, porque «Frías no cubre toda la demanda de restauración y alojamiento que solicitan sus visitantes». Sin embargo, en sus comienzos se está encontrando con alguna que otra dificultad debido a su situación en un pequeño núcleo de apenas 25 vecinos empadronados y que en verano y fines de semana multiplica su población.
Con los proveedores está teniendo que demostrar sus dotes de negociación, porque muchos se niegan a tomar el desvío de 5 kilómetros desde Frías hasta Ranera para servirle sus productos. Pese a ello, Raúl confía en ir solventando este problema. Otro de los más importantes es la cobertura de telefonía móvil en el negocio, que no llega a todas las habitaciones. Para resolverlo, el alcalde, Luis María Gómez, ya trabaja en la instalación de los equipos necesarios con los que dos operadoras de telefonía podrán dar servicio a Ranera y también a Valderrama. La inversión municipal se elevará a 8.500 euros.
De momento, hasta la instalación de un teléfono fijo, el hotel y restaurante responde en el 622 056 012, y esta misma semana va a comenzar a ofrecer menú diario y de fin de semana. Estos días, Raúl trabaja «las 24 horas». Son muchos los frentes abiertos, la promoción y publicidad, completar todos los detalles del equipamiento, atender a los vecinos de Ranera y a muchos clientes de los alrededores que ya se detienen en la cafetería... Pronto llegará el rótulo del hotel-restaurante y quienes pasen al lado identificarán mejor el negocio. Moreno admite que «el alcalde está poniendo todo de su parte» para que el proyecto llegue a buen puerto. Las vecinas María Luisa, Pilar, Lucía y Amalia, que se están tomando un café al lado y son ya asiduas de El Molinar, están muy contentas con la inversión realizada por el Ayuntamiento, «porque el pueblo va a más» y los vecinos disfrutan de un lugar de encuentro.