El cristo de Burgos une seis ciudades

DB / Burgos
-

Numerosos fieles asistieron a la misa en la Catedral y a la procesión por el centro

Una escuadra de honor de la Benemérita portó la talla hasta el exterior de la seo. - Foto: Alberto Rodrigo

La devoción al Santísimo Cristo de Burgos quedó ayer patente en la ceremonia religiosa celebrada en su honor en la Catedral, así como en la procesión que recorrió las calles del centro. La nave central de la seo se llenó de fieles, se colocaron sillas en los pasillos e, incluso, muchos tuvieron que quedarse de pie.
Al oficio también acudieron representantes de las diferentes hermandades del Cristo de Burgos en Cabra, Jaén, Sevilla, Murcia y Barcelona y la concejala Carolina Blasco, que representó a la Corporación municipal.
El presidente del Cabildo, Juan Álvarez Quevedo, animó en el sermón a seguir los pasos del Cristo y dejar de lado las preocupaciones materiales para pensar más en las personas.
A pesar de la tarde desapacible, numerosos burgaleses arroparon al Cristo de Burgos.A pesar de la tarde desapacible, numerosos burgaleses arroparon al Cristo de Burgos. - Foto: Alberto Rodrigo La réplica de la talla del Santísimo Cristo presidió la ceremonia escoltada por una escuadra de honor de la Guardia Civil, integrada por siete miembros del Cuerpo. Finalizada la ceremonia, los guardias civiles la portaron en alzas hasta el exterior del templo al son de la música de la Agrupación de la Iglesia de San Fernando. A las puertas de la Catedral se la entregaron a la Cofradía de la Siete palabras, que la colocó en el paso para iniciar la procesión, mientras sonaba el Himno Nacional.
Es el segundo año que la Benemérita procesiona con la Cofradía de las Siete Palabras como ‘Hermanos de Mérito’ cuyo resguardo y protección se amplía durante la Semana Santa.
Finalmente, la lluvia respetó todo el recorrido aunque el viento molestó a los 48 cofrades que portaron a hombros el pesado paso por la calles Nuño Rasura y Nuestra Señora de la Asunción para luego enfilar por el paseo de la Isla y el Arco de Santa María y volver al templo. Tras el paso, desfilaron también el arzobispo, Francisco Gil Hellín, y los sacerdotes del Cabildo, los representantes de las hermandades y el público. Durante el camino corearon: ¡Viva el Santísimo Cristo de Burgos!.
 Algunos turistas sorprendidos por la estampa -parecía Semana Santa-, inmortalizaron el momento con sus móviles.