Trump condena el racismo y el supremacismo blanco

Europa Press
-

El presidente de EEUU plantea reformar las leyes sobre salud mental para identificar a aquellas personas que puedan cometer actos violentos y no permitirles la compra de fusiles

Trump plantea endurecer los controles para comprar armas - Foto: LEAH MILLIS

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha abogado por endurecer las medidas de control de armas tras y ha subrayado que la población "debe condenar el racismo, el fanatismo y el supremacismo blanco", tras los tiroteos en Texas y Ohio, que dejaron 29 muertos durante el fin de semana. 
"El tirador de El Paso publicó un manifiesto on line consumido por el odio racista", ha recordado durante una comparecencia ante la prensa en la que no ha aceptado preguntas. "Estas ideologías siniestras deben ser derrotadas. el odio no tiene cabida en Estados Unidos", ha agregado. 
Así, ha tildado de "hombre retorcido" al responsable de dicho tiroteo y de "monstruo perverso" al que estuvo detrás del posterior tiroteo en la localidad de Dayton. 
Trump ha desvelado además que ha ordenado al Departamento de Justicia "que proponga legislación para que aquellos que cometan crímenes de odio y asesinatos en masa hacen frente a la pena de muerte". 
En esta línea, ha argumentado la necesidad de "reformar las leyes sobre salud mental para identificar mejor a personas que puedan cometer actos de violencia y garantizar que no sólo reciben atención, sino que en caso necesario estén confinadas". 
"Las enfermedades mentales y el odio presionan el gatillo, no el arma", ha dicho, antes de recalcar que "hay que garantizar que aquellos considerados como un gran riesgo para la seguridad pública no tienen acceso a armas de fuego". 
"Republicanos y demócratas han demostrado que pueden unirse para actuar de forma bipartidista y hacer frente a esta plaga", ha recalcado. 
En esta línea, ha indicado que "estas matanzas bárbaras son un asalto contra nuestras comunidades, un ataque contra nuestra nación y un crimen contra la humanidad", antes de resaltar que la población está "indignada" por este "mal monstruoso". 
"Nos unimos a todos los estadounidenses al rezar por las víctimas y sus familiares. Nunca olvidaremos", ha dicho, antes de trasladar sus condolencias al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, por la muerte de nueve mexicanos en el ataque en El Paso.

 

Crímenes de odio y terrorismo interno

Por ello, Trump ha prometido "actuar con determinación urgente" y ha desvelado que ha pedido al FBI "que identifique los recursos que necesite para investigar y acabar con los crímenes de odio y el terrorismo interno". 
"Debemos reconocer que Internet ha supuesto un lugar peligroso para radicalizar, alterar y llevar a cabo actos dementes. Debemos iluminar las zonas oscuras de Internet y detener los asesinatos en masa antes de que empiecen", ha defendido. 
De esta forma, ha manifestado que "los peligros de Internet y las redes sociales no pueden ser ignorados, y no serán ignorados", al tiempo que ha pedido "actuar como un solo pueblo". "Las heridas abiertas no curarán si estamos divididos", ha argüido. 
Trump ha abogado así por buscar "soluciones realmente bipartidistas que hagan Estados Unidos más seguro" y ha reclamado "poner fin a la glorificación de la violencia en la sociedad". 
"Esto incluye los videojuegos violentos y sangrientos que ahora son habituales. Es muy fácil a día de hoy para jóvenes en problemas rodearse de una cultura que celebra la violencia", ha lamentado. 
Un cambio cultural es difícil, pero cada uno de nosotros puede elegir construir una cultura que celebre el valor y dignidad de toda vida humana. Es lo que tenemos que hacer", ha zanjado. 

 

Clinton responde

La ex secretaria de Estado de norteamericana y antigua candidata demócrata a la Casa Blanca Hillary Clinton ha descartado que las enfermedades mentales y los videjuegos sean las causas de los tiroteos perpetrados en los estados norteamericanos de Ohio y Texas que dejaron 31 muertos este fin de semana. 
"Las personas sufren enfermedades mentales en todos los demás países de la Tierra. La gente juega a videojuegos en prácticamente todos los países del mundo. La diferencia son las armas", ha afirmado a través de su cuenta en la red social Twitter. 
Por su parte, el expresidente demócrata Bill Clinton ha instado a restablecer la "prohibición de armas de asalto" de 1994, subrayando que tras su aprobación "hubo una gran caída en las muertes por tiroteos masivos" y que cuando caducó "se elevaron de nuevo". "Debemos actuar ahora", ha añadido.