Poza, lugar con gran población y riqueza

S.F.L.
-

Parte del equipo de arqueólogos que trabaja en el proyecto de Cerro Milagro ofreció ayer una charla para explicar los avances de la investigación

Esperanza Martín es arqueóloga y directora del proyecto.

Algunas de las piezas arqueológicas romanas halladas en Poza de la Sal desvelan que hubo una ocupación grande de riqueza en la zona. El hecho de que estos restos se ubicasen en la localidad y no en otra significa que era un lugar de preferencia para los asentamientos por la gran cantidad de sal que había. «Esta es una clara razón de por qué la villa salinera ha sido un lugar tan próspero y ha habido tanto poblamiento en la antigüedad», afirma Esperanza Martín, arqueóloga y directora del equipo de investigación del proyecto de documentación gráfica de Cerro Milagro (paraje ubicado a escasos kilómetros del pueblo).
La singularidad siempre ha llamado la atención en todos los periodos históricos. Cuando aparece una pieza exclusiva en un lugar en concreto, se marca una característica social y cultural determinante. En Poza se han documentado producciones campanienses, una cerámica de lujo que se fabricaba en el Lazio (Italia), que demuestran que ha sido un establecimiento desde los primeros momentos de la conquista. Otros de los hallazgos que han llamado la atención a los investigadores han sido las estelas oikomorfas, ya que constituyen una manifestación religiosa y artística única en Europa. Una característica muy concreta que ayuda a definir la idiosincrasia de los autrigones de la zona.
El proyecto, apoyado y promocionado por la Diputación y el Ayuntamiento pozano, pretende recuperar una parte de la historia del municipio y rescatar un patrimonio histórico y cultural único. Martín, el ingeniero Zoilo Perrino y  Manuel Gil, encargado de apoyarlos documentalmente, impartieron ayer una conferencia en el pueblo donde explicaron como han ido realizando los trabajos. Hablaron sobre la impresión de las restos hallados en 3D, que permite recrear con exactitud y distintos materiales las piezas originales. 
También esclarecieron la importancia que tiene la aplicación Sketchfab. Tras un trabajo importante de estudio, análisis y creación con técnicas infográficas, las piezas arqueológicas previamente examinadas son subidas a la red donde permanecen al alcance de todos. En la parte final de la conferencia, los ponentes incidieron en la importancia que tiene para Poza y La Bureba la recuperación de la memoria y sobre todo, que el trabajo llevado a cabo hasta ahora no se quede en el olvido. 
Algunas colecciones se desconoce donde se encuentran, otras están en museos, colecciones privadas o las tienen vecinos del municipio. «La idea fundamental por la que ofrecimos la charla fue para conseguir que los pozanos colaborasen con su propia historia», declara la arqueóloga. 
La villa salinera no se ha excavado, por lo que muchos datos todavía permanecen en el aire. Desde que comenzaron las labores en 2017, el equipo de trabajo se ha centrado en aproximadamente 100 objetos basados en distintas colecciones y gracias a ellos han podido determinar que durante los primeros siglos de nuestra era, sobre el siglo II y el IV, la población indígena del valle del Homino vivía sumida en un proceso de creciente romanización.