106 bodegas y 69 lagares bien documentados

B.A.
-
106 bodegas y 69 lagares bien documentados

Gumiel de Mercado presenta un inventario donde recoge el estado de estas edificaciones vinculadas con la cultura y la elaboración del vino

Gumiel de Mercado ha sido históricamente una de las villas más importantes dentro de la cultura del vino de la Ribera del Duero tanto en producción como en extensión de viñedo y como consecuencia de ello la localidad cuenta con infinidad de construcciones que tienen que ver con la elaboración y el almacenamiento del vino. Ahora, con el objetivo de sacar a la luz ese patrimonio cultural procedente de la vinicultura y servirse de una herramienta para su gestión, investigación y difusión, el Ayuntamiento ha elaborado, gracias al trabajo del arquitecto Alfredo Sanz, un Inventario de Bodegas y Lagares Tradicionales, un trabajo que se ha abordado desde el punto de vista arquitectónico, histórico, etnográfico y geológico, lo que permite conocer la realidad del conjunto desde varias perspectivas. 

Tras un arduo trabajo de campo y de conversaciones con los vecinos, Alfredo Sanz presentó ayer en Gumiel, junto a su alcalde, Manuel Izquierdo, algunas de las conclusiones de este proyecto ya finalizado. Respecto a las bodegas se han inventariado 106, de las cuáles 62 presentan un estado bueno; 10, regular; 5 con desprendimientos parciales; 6 con desprendimientos graves y 23 hundidas. «Podemos decir que su estado de conservación es bastante aceptable, tanto en superficie como bajo tierra, ya que hay algunas que con una actuación mínima pueden mejorar bastante», explicó el autor del informe, que también destacó que hay 2.076 metros de galerías accesibles y 828 inaccesibles. 

La mayoría de estas bodegas están situadas en el conocido como cerro El Castillo y entre sus características se encuentran que algunas mantienen en sus fachadas elementos ornamentales que podrían haber sido reutilizados y procedentes de la fortificación que allí había. «El esplendor del mercado del vino, en el siglo XVI, coincide con la decadencia de la fortaleza ubicada en este cerro. Barajo la hipótesis de que elementos que he hallado en el interior de las bodegas podrían pertenecer a esa edificación», afirmaba Alfredo Sanz en relación, por ejemplo, a los tajones (elemento que se usa para sujetar las cubas) de piedra labrada en vez de madera, como en la mayoría de la Ribera del Duero.

Respecto a los lagares, se han datado 69 y solo la minoría conserva casi todos sus elementos. «La viga más larga que he encontrado supera los 13 metros y en Gumiel hay tres bares donde se pueden observar lagares completos», dijo Alfredo Sanz, que respecto a las características de estos elementos destacó su gran capacidad. «Tenían cabida para una media de 2.000 cántaras. Estos datos son interesantes para comparar los de un municipio con los de otros». 

El uso de estas edificaciones cayó en declive y en desuso a mediados del siglo pasado con la industrialización, pero en Gumiel de Mercado, conscientes de la importancia de este patrimonio, han apostado por realizar este inventario, en el que han invertido 11.400 euros, 6.400 subvencionados por ADRI. Este viernes, a las 19.30, se hará en el Ayuntamiento una presentación pública del proyecto.