Con parada en La Estación

I.L.H.
-

El tren que durante años recibió a los viajeros en el antiguo edificio, renace en homenaje a lo que representó de la mano de Juventud, Rafa Vázquez y el curso de murales del Ecyl

Rafa Vázquez y los alumnos del curso del Ecyl han dado forma al tren que en su día pintó Aurelio Sainz de la Maza (un letrero con su nombre recordará su autoría). - Foto: Patricia

En el edificio que albergó la vieja estación no queda ningún vestigio de lo que fue -salvo un reloj que ha costado poner en hora-. No hay placas, ni tornillos, ni letreros que recuerden que por allí no solo pasaban trenes, sino que pasaba la vida: hubo historias que empezaron en un andén, besos que se escaparon entre las vías, despedidas que solo escucharon los vagones, abrazos, lloros, reencuentros, pérdidas y... paseos, porque la estación servía también de atajo.

Quienes en algún momento pisaron o vivieron algo en esa estación probablemente recuerden un tren dibujado en el suelo. Una locomotora que echaba humo y que pintó Aurelio Sainz de la Maza, burgalés nacido en 1912 y que falleció en los 80, con 73 años. Aurelio, un mutilado de guerra que trabajó como fontanero y tornero, no era artista profesional, pero de vez en cuando pintaba letreros para algún comercio y el tren más famoso de la antigua estación, como recuerda su única hija, Clara Sainz de la Maza. "Es un orgullo porque ya que su vida fue bastante fastidiada, me alegra que la ciudad pueda recordarle por este dibujo", apunta.

Desde la Concejalía de Juventud han querido recuperar el tren que durante años recibió a todo aquel que entraba en el recinto. En el suelo -como el original- y con su misma estética, el ferrocarril que pintó Sainz de la Maza ha vuelto a echar humo para quedarse en casa y recordar que ese edificio que se llama La Estación tuvo antes otra vida, aunque cueste darse cuenta.

El tren vuelve a recibir gracias a la mano del artista Rafa Vázquez (Raf-Art) y a los estudiantes del curso de murales decorativos del Programa Mixto de Formación y Empleo, que cofinancia la Junta y el Ayuntamiento. Echando mano de fotos antiguas, Vázquez y los alumnos han recuperado la locomotora de Aurelio Sainz de la Maza (un texto con su nombre lo recordará para siempre) dándole el mismo aspecto: "Un dibujo a este tamaño no podemos pintarlo con aerógrafo, así que hemos cogido los pinceles y el acrílico y hemos tratado de ser lo más fieles posible al original", señala Rafa Vázquez.  

Además del tren, las prácticas del curso permitirán decorar la pérgola de La Estación con un planetario y elementos tecnológicos que harán alusión al uso que se le va a dar. Antes de que acaben las clases también renovarán el nombre del antiguo hangar, el Centro de Creación Musical ‘Andén 56’.