Muere un ciclista horas después de aparecer tirado en el asfalto en coma

J.M. / P.C.P. / Burgos
-

Lo encontró un taxista a las 4.42 h. D.G.P., de 24 años, volvía de casa de su novia en bici, hallada a su lado con el manillar roto.

El joven estaba tirado boca arriba en mitad de la calzada de la calle Doctor Fleming, junto al MEH. - Foto: Valdivielso

D.G.P., de 24 años, falleció ayer por la tarde en el Hospital Universitario de Burgos al no poder superar el estado de coma en el que ingresó de madrugada.Un taxista le encontró tirado en mitad de la calzada de la calle Doctor Fleming (junto alMuseo de la Evolución Humana), boca arriba con las manos cruzadas sobre el cuerpo y una pierna sobre la otra.La Policía Local investiga si el ciclista sufrió una caída fortuita o pudo ser un accidente con otra persona o vehículo implicados, aunque en la zona no había rastro alguno de esto último.
La víctima, hijo de un policía nacional ya jubilado, regresaba de casa de novia en bicicleta. El vehículo apareció tirado junto al cuerpo, con el manillar roto. Un taxista del turno de noche circulaba por la calle cuando vio un cuerpo tendido sobre el asfalto. Al bajarse, comprobó que estaba inconsciente pero vivo y dio aviso de inmediato a la Policía Local, que a su vez comunicó la incidencia al Servicio de Emergencias 112 Castilla y León.
Eran las 4.42 de la madrugada.   Una ambulancia se desplazó con celeridad al lugar para atender al herido, en estado crítico con un fuerte golpe en la cabeza, y evacuarlo al servicio de Urgencias delHospital Universitario de Burgos (HUBU), donde los profesionales  trataron de sacarle adelante. Sin embargo, su situación no mejoró con el paso de las horas; no pudo salir del coma y en torno a las 5 de la tarde falleció. Previsiblemente hoy le será practicada la autopsia en el Instituto de Medicina Legal de Burgos.
Mientras el ciclista luchaba por su vida en el hospital, los profesionales de la PolicíaLocal investigaban el siniestro para no dejar ningún cabo suelto.La posición en la que apareció el cuerpo sobre el asfalto, tumbado boca arriba con las manos una encima de la otra sobre el pecho, hizo pensar en un primer momento en que pudiera haber sido así colocado por otra persona.Sin embargo, cuando el taxista lo encontró no había nadie  cerca ni tampoco en la calle los agentes de Atestados localizaron  restos o señales de la intervención de otro vehículo, como cristales o huellas de frenada, lo que en principio descartaría el accidente de tráfico. No obstante, la Policía trabaja en el visionado de las imágenes de las cámaras de seguridad para cercionarse con total seguridad de lo que ocurrió.
La noticia de la muerte del joven se conoció en la tarde noche de ayer y causó honda conmoción.