scorecardresearch

Iesu Communio descarta invertir en conservar Santa Clara

S.F.L.
-

La orden religiosa sigue buscando comprador ya que se ve «incapaz de seguir manteniendo» el mayor conjunto monumental de Briviesca y de encargarse las obras que requiere

El conjunto conventual se compone de dos claustros, iglesia, hospital y otras dependencias monásticas. - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

La orden religiosa Iesu Communio, propietaria en la proporción de las ocho monjas clarisas recibidas del conjunto monumental de Santa Clara en Briviesca, descarta hacerse cargo de las actuaciones que el ruinoso inmueble requiere y se ve «incapaz de seguir manteniéndolo». El monasterio se encuentra en desuso desde 2005 y es el único edificio del conjunto en el que no se ha realizado ninguna actuación, excepto en la fachada.

El mal estado de conservación y la imposibilidad económica de la comunidad hace que el monasterio continúe en venta. Hace unos años se publicó un anuncio en la plataforma online milanuncios.com por 3 millones de euros, pero pasó el tiempo y desapareció. No obstante, fuentes de la orden religiosa declaran a este periódico que «el futuro de este conjunto monumental dependerá de si aparece un comprador con intención de dar un uso apropiado».  

La Ley de Patrimonio de Castilla y León establece que la conservación del conjunto, declarado Bien de Interés Cultura (BIC) y monumento nacional en 1931, depende de sus propietarios. «Los dueños y demás titulares de derechos sobre los bienes integrados también están obligados a custodiarlos y protegerlos debidamente para asegurar su integridad y evitar su pérdida, destrucción o deterioro», afirmaron en su día a este medio desde la Junta. Sin embargo, la administración regional aclara que «no consta de solicitud de intervención alguna» por parte del instituto religioso ni ha concurrido a las subvenciones convocadas por la Consejería de Cultura y Turismo para la protección del patrimonio cultural.

El espacio conventual se compone de iglesia, hospital, diversas dependencias y dos claustros. El gótico se incluyó hace dos años en la Lista Roja del patrimonio en peligro de la asociación Hispania Nostra por su deficiente estado de conservación. Considerado el espacio peor cuidado, necesita una rehabilitación urgente, ya que presenta desprendimientos y deformidades de la estructura.

Iesu Communio, consciente de la situación, justifica su negativa a encargarse de la rehabilitación manifestando que «la comunidad está formada por 200 hermanas que vivimos en dos conventos, en Valencia y en La Aguilera. Apenas disponemos de capital para poder llegar nosotras mismas a fin de mes, bastante tenemos con mantener las dos edificaciones en las que residimos en estos tiempos tan difíciles».

A finales de 2018, la Comisión de Cultura y Turismo de las Cortes regionales aprobó una resolución en la que se instaba a la Junta a que, junto al Consistorio briviescano y Iesu Communio , valoraran posibles soluciones para el monasterio de Santa Clara, con el objetivo de impulsar el complejo como un elemento dinamizador de carácter socioeconómico, y así garantizar su preservación. Desde el Ayuntamiento consideran que resultaría «interesante que por medio de cualquier fórmula el edificio estuviera bien conservado y abierto al público», tanto para los vecinos como para los visitantes.

A día de hoy, el retablo de madera de nogal sin policromar que alberga la iglesia, diseñado por Gaspar Becerra y ejecutado en gran parte por Juan de Anchieta entre 1557 y 1570, es uno de los atractivos turísticos más visitados de la ciudad.