Entrambasaguas pide más seguridad vial en su travesía

A.C.
-

El alcalde pedáneo, Óscar Uranga, ya propuso sin éxito mejoras sobre el proyecto municipal ejecutado en 2016 para frenar la velocidad de los vehículos y ayer de nuevo se las volvió a remitir a la alcaldesa

El accidente del pasado sábado derribó el muro de una vivienda, que atrapó a su propietario, ahora en la UCI de Cruces. - Foto: DB

Uno de los accidentes más graves que se recuerdan en la travesía de Entrambasaguas ocurrió en 2013 y acabó con la vida de Julen Barquín, un vecino de 20 años. El Ayuntamiento del Valle de Mena decidió  mejorar su seguridad vial en 2016 con una inversión de 20.000 euros con los que se habilitaron cuatro lomos de asno y dos pasos de peatones elevados para tratar de reducir la velocidad. Pero ya entonces el alcalde pedáneo de Entrambasaguas, Óscar Uranga, ahora también edil del PP en el Consistorio, vio que las medidas previstas iban a ser insuficientes y lo advirtió planteando al entonces alcalde, Armando Robredo, cambios en las ubicaciones de los lomos de asno y nuevos pasos elevados. Entonces no se le escuchó y tras dos accidentes en un año en el mismo punto, el último el sábado, ha decidido dirigirse de nuevo al equipo de gobierno reclamando esas mejoras. 
El sábado, un vehículo derribó el muro de una vivienda, que también fue protagonista en el accidente ocurrido hace un año. Entonces libró, pero ahora, su propietario, de 65 años, estaba en el jardín y el muro cayó sobre él, con lo que tuvo que se evacuado en el helicóptero de Sacyl al Hospital de Cruces, donde permanece en la UCI. El alcalde de Entrambasaguas le trasladó ayer a la alcaldesa, Lorena Terreros, que «si no se toman las medidas oportunas, parece que tampoco la del sábado será la última desgracia». La segunda curva que se encuentran los conductores cuando llegan a Entrambasaguas desde Maltrana, dejando atrás la carretera CL-629, se ha convertido en un «punto negro» del Valle de Mena, a juicio de Uranga, quien confía en que sus propuestas podrían obligar a minorar la velocidad antes de esta curva y mejorar la accesibilidad de los vecinos al Museo de Teresa Peña o la iglesia.
En 2016, tras enviarlas por correo electrónico, Robredo le contestó por el mismo medio que «la mayor parte de tus sugerencias podrán atenderse», pero no fue así. Uranga reclamaba y reclama que la velocidad se reduzca de 50 a 40 kilómetros hora. Señalaba entonces que el lomo de asno que obliga a reducir velocidad mucho antes de la curva peligrosa dista mas de 500 metros del siguiente, lo que permite a los vehículos recuperar velocidad, al encontrarse al poco de dejar la CL-629. Su propuesta es intercalar en este largo tramo vacío un lomo de asno en el comienzo de la travesía junto a las primeras casas y la parada de autobús, así como un paso elevado de peatones para acceder al Museo Teresa Peña, que se ubica entre dos curvas sin visibilidad para los peatones. También reclamó y de nuevo ayer un paso de peatones elevado para la iglesia.
El Grupo Municipal del PP señala que «bajo la responsabilidad de la alcaldesa queda retomar y corregir el proyecto de seguridad vial en Entrambasaguas, en línea con las sugerencias que el alcalde pedáneo propuso ya en 2016 para intentar que desgracias como éstas no vuelvan a suceder». Asimismo, destaca que Uranga «sigue en la misma disposición de trabajar y cooperar por la seguridad de sus vecinos».