Ceden dos huertos de ocio a usuarios del albergue de las Hijas de la Caridad

C.M. / Burgos
-

ElAyuntamiento pretende que quienes acuden a alojamiento de la calle Saldaña tengan una ocupación y puedan comer verdura fresca

Los huertos de ocio están situados en el Soto de Don Ponce. - Foto: Alberto Rodrigo

El Ayuntamiento ha decidido ceder dos huertos de ocio del Soto de Don Ponce a las Hijas de la Caridad, la orden religiosa que gestiona el albergue y el comedor para personas necesitadas ubicado en la calle Saldaña. El objetivo es que algunos de los usuarios puedan tener una ocupación y, además, se obtenga verdura fresca para el consumo, que es una de las carencias más notables cuando se trata de donar alimentos para una entidad benéfica.
La concejala de Servicios Sociales, Ana Lopidana, aseguró que se atiende así una petición formulada por la congregación religiosa hace unos meses y que se considera justa. «Es una forma de que los usuarios del albergue tengan una ocupación y empezarán a trabajar los huertos en breve. Además, estarán coordinados por un voluntario», indicó.
También podrán participar en las diferentes actividades complementarias que se organizan dentro de los denominados programas de envejecimiento activo.
Tras cinco años de andadura (el actual es el sexto), los huertos de ocio se han consolidado como una alternativa de ocio para los mayores, aunque como novedad desde hace un año el Ayuntamiento decidió abrir este recurso a parados de larga duración.
En la actualidad existen 92 huertos que ocupan una extensión de 14.400 metros cuadrados. Las parcelas de 54 metros cuadrados se conceden mediante sorteo y, una vez adjudicadas, los usuarios reciben un pequeño cursillo de iniciación a la agricultura ecológica, después del cual ya pueden cultivar su parcela por un periodo de dos años.
La gestión de los huertos de ocio la lleva a cabo la unión temporal de empresas Air Medio Ambiente y Servática Proyectos y Actividades de la Naturaleza por un importe de 50.741 euros.
Durante el año pasado un total de 81 personas (71 hombres y 10 mujeres) cultivaron los huertos. Hace un año se adjudicaron 21 parcelas libres, incorporándose por primera vez 5 parados de larga duración. A comienzos de 2014 se sortearon 62 parcelas que habían quedado libres aunque en la actualidad todas están ocupadas porque algunas se emplean para el cultivo de viveros.
La concejala de Servicios Sociales asegura que el funcionamiento de los huertos está siendo muy bueno, incluso durante el invierno cuando las labores a realizar son escasas. También destaca la elevada participación en las actividades formativas y de asesoramiento y los talleres prácticos.
El coste de hacerse con un huerto de ocio es de cien euros año, pero se incluye la simiente y el material necesario para el cultivo. Los objetivos de esta iniciativa son proporcionar un ocio activo a las personas mayores, el estableciendo espacios de relación e intercambio vinculados en la promoción de la autonomía personal y prevención de la dependencia; mejorando la calidad de vida de nuestros mayores, así como promover buenas prácticas ambientales de cultivo.