Sánchez se acerca al abismo

Agencias - SPC
-

Además de la sanitaria, el Gobierno se enfrenta a una crisis política con sus aliados del PNV, que amenazan con no dar el visto bueno a los Presupuestos y poner en jaque la legislatura

Sánchez se acerca al abismo - Foto: Mariscal

El Gobierno de Pedro Sánchez está más contra las cuerdas que nunca: a la crisis sanitaria que sacude el país se le suma la política, con unos apoyos cada vez más inestables con PNV y ERC, dos formaciones que pueden hacer tambalear los Presupuestos y poner en jaque la legislatura del socialista. 
Una vez que pase la crisis del coronavirus, más tarde o más temprano sucederá, el Ejecutivo progresista y de Unidas Podemos se enfrentará a una de sus pruebas más importantes del ejercicio, la presentación y la aprobación de unos Presupuestos Generales del Estados (PGE). Para lo que necesita el apoyo de aquellas formación que le auparon de una u otra forma en la investidura. Entonces, el pasado 8 de enero, PSOE, UP, Más País, Compromís, Teruel Existe, Nueva Canarias, BNG y PNV votaron sí, mientras ERC y EH Bildu se abstuvieron. Por eso, la decisión que tomen partidos como PNV o ERC en las próximas Cuentas del Estado son cruciales.
Y da la casualidad de que los vascos no están muy por la labor de respaldar de nuevo al Ejecutivo del madrileño en este tarea. En este sentido, el portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, fue contundente hace unos días con este asunto y amenazó al Gobierno con quitarle su apoyo a las Cuentas. «Cada semana que pasa, tiene menos sentido presentar el Presupuesto de 2020», espetó.
Además, el PNV ha abierto otros frentes con el Gabinete de Sánchez que se suman a esa negativa a apoyar los Presupuestos. Los nacionalistas han sido especialmente beligerantes en la gestión del coronavirus a la que tachan de «nefasta». 
El lendakari, Íñigo Urkullu, informó a Sánchez en las primeras videoconferencias que el PNV creía que el Ejecutivo no estaba a la altura de la situación. En opinión del partido vasco, el primer error de Sánchez fue crear el mando único bajo las órdenes de Sanidad. Esa decisión despojó a los consejeros autonómicos de sus poderes y dicha medida fue interpretada desde la Lehendakaritza de «prepotencia».
Lo mismo sucedió el pasado sábado, cuando Sánchez comunicó la  prohibición de trabajar a aquellos sectores que no fueran esenciales. El PNV se mostró «sorprendido» por la forma en que Moncloa ha «tomado y comunicado» la medida de paralizar las actividades económicas  por la pandemia, y expresaron su preocupación por la «excesiva unilateralidad y la falta de respeto del Gobierno con partidos que estamos actuando con total lealtad».
Por eso, muchos expertos consideran que estas declaraciones desde Vitoria evidencian un  distanciamiento con el PSOE y un rechazo a una aprobación de los Presupuestos, lo que abocaría a Sánchez a una nueva convocatoria electoral.


¿Nuevas elecciones?

Para ahondar más en la herida, ciertos sectores del Partido Socialista reconocen errores en el mando único de lucha contra el coronavirus, como se comprobó con la compra de los test rápidos o el equipamiento de material a los sectores más sensibles.
En este contexto, y con unas elecciones autonómicas en el País Vasco a la vista, lo último que quiere hacer el partido jeltzale es abrazarse a los socialistas, afirman fuentes del PSOE. De tal manera que, si finalmente saltan todas las alianzas, para el Ejecutivo será muy complicado acabar la legislatura en 2024.
Además, una parte del PSOE desea que se adelanten los comicios generales cuando acabe la emergencia del Covid-19. «Está bien gobernar, pero si puedes», comentan en la formación de Sánchez, que comprueban que cada vez cuentan con  menos apoyos.
Sin embargo, el madrileño no tiene dudas. Quiere agotar la legislatura a toda costa y con la esperanza de que el electorado se olvide de la crisis. Por ahora, ha encajado la primera negativa del PNV, pero espera que recapacite, y también confía en la lealtad de Podemos, un partido que, por ahora, repite una y otra vez su cercanía a Sánchez. Ya se verá cuál es su reacción si vienen mal dadas.