Zamarrón: «Nunca he tenido que hacer una indignidad»

Ángelica González
-

El diputado socialista Agustín Zamarrón, médico internista, se hizo tremendamente famoso por presidir la sesión en el Congreso que abrió la XIII legislatura. Ese minuto de gloria -dice- no le ha quitado el sueño y él sigue viviendo como siempre

Zamarrón: «Nunca he tenido que hacer una indignidad» - Foto: Alberto Rodrigo

Amante de las frases subordinadas, de las citas infinitas, de las anécdotas y de las digresiones, Agustín Zamarrón, flamante diputado del PSOEy famoso por un día tras presidir la sesión en la que se conformó el Congreso y se inauguró la XIII legislatura, es un excelente y divertido conversador pero un ‘terrible’ entrevistado, algo que encaja con un gran sentido del humor cuando se le comenta y lo achaca a que padece taquipsiquia -«eso quiere decir que pienso más rápido de lo que hablo»-. Lo que van a leer a continuación es un esforzado extracto de los 58 minutos de entrevista que concedió el pasado jueves a este periódico en la sede socialista de Miranda, en la que dio para hablar de casi todo.
¿Ha digerido ya la explosión de fama que vivió el día del arranque de la XIII legislatura?
La verdad es que no porque soy inmune. Con la edad que tengo y con lo que he vivido, aunque sea una expresión muy grosera, es que me resbala todo. Es accesorio.
¿Se esperaba lo que ocurrió?
No. Y tampoco lo esperaba el partido. El resultado fue que me encontré en un lío monumental porque cuando terminó todo y los diputados se fueron a sus casas yo me quedé allí atendiendo a los periodistas que me pedían cosas. Hasta un par de señoras me pidieron hacerse una foto conmigo porque me habían visto en la televisión.
¿Le parece que los medios han reflejado bien lo que usted es?
Aquí ha dominado la anécdota sobre la sustancia. A la gente le llama la atención mi forma de hablar pero es algo que ya tengo asumido y que aquí en Miranda también lo saben porque me conocen. 
El periodista Enric Juliana dijo que usted se merece un papel relevante en esta legislatura. ¿Cuál cree que será este papel?
Yo soy un peón de brega, una persona que ha llegado a la política ahora, aunque como todo aquel que tiene un compromiso con lo público siempre he hecho política sanitaria, que es muy importante. Haré el papel que quieran aunque yo siempre he trabajado mejor entre bastidores porque lo único a lo que me he dedicado en mi vida ha sido a estudiar Medicina, a trabajar, a leer y a hablar y eso lo hago muy bien, si no fuera porque lo hago excesivamente. Yo haré lo que me manden pero con unas limitaciones porque yo nunca he tenido que hacer en mi vida una indignidad, algo que no puede decir todo el mundo y es una suerte.
¿Le saludó el presidente del Gobierno el día de marras?
Todo el mundo fue muy amable conmigo. Llegaban a la urna con la sonrisa en los labios o riendo francamente. Yo les saludaba, les decía cosas y era un poco una fiesta. Pedro Sánchez me saludó todas las veces que fue a la urna riéndose igual que todos y cuando terminamos, me dio un abrazo.
¿Por qué cree que fue una noticia que usted fuera correcto, educado y que tuviera sosiego?
Porque se han perdido las formas que deben albergar el discurso. Y esto yo lo he aprendido de mis buenos maestros y mis buenas maestras, entre las que ha habido muchas enfermeras y auxiliares.
¿Qué es lo que espera de esta legislatura?
Creo que va a ser complicadísima y creo que hay que ser muy escrupuloso a la hora de respetar a los electores porque se está jugando con los resultados de una elección para otras que no son las que se han realizado. Las municipales y autonómicas se mezclaron con las generales en una especie de puchero común y esto no es respetuoso con los electores que hemos votado en tres urnas diferentes.
¿Tendría algún problema porque Pedro Sánchez fuera investido con los votos o la abstención de los diputados de partidos independentistas?
Se ha hecho una gran propaganda nefasta y, sobre todo, falsaria de que el PSOE ha buscado el apoyo de los independentistas. Entiendo que toda persona que ha sido elegida para representar a los ciudadanos ha hecho una elección tan lícita como cualquiera y su obligación es hablar con todos. 
¿La abstención de ERC sería un baldón?
Vamos a ver, hay que entender que por más que se negocie, la decisión de apoyo o abstención se hace representando a unos ciudadanos que legítimamente han hecho esa elección.
¿Qué le parece Ciudadanos?
Nació en el vivero de Cataluña, luego se trasplantó y ha tenido éxito como un partido antiindependentismo, lo que le hace que tenga capacidad de adquirir frondosidad junto con el debilitamiento del PP, que ha sido un desastre.  Nació como un partido liberal y luego sufrió una metamorfosis interna que no le ha convertido en mariposa sino en un gusano. (Más información en edición impresa)