Un bocadillo de solidaridad

A. Pérez / Burgos
-

La Operación Bocata, organizada por Manos Unidas, se celebró ayer en diferentes colegios de Burgos para ayudar, con el dinero recaudado, en la construcción y equipamiento de una escuela para 760 alumnos en Zambia

El acto se centró en transmitir y fomentar entre los alumnos valores como la solidaridad y la generosidad. - Foto: Valdivielso

Suena el despertador, los padres despiertan a su hijo que desayuna, coge su mochila y va al colegio. Nuestra propia rutina, en ocasiones, nos aleja de la percepción de que existen otras realidades en las que los niños no tienen ni siquiera unos muros que les hagan las veces de colegio. Empatía, generosidad y solidaridad han sido los valores que se han querido fomentar e impulsar en la Operación Bocata celebrada hoy en el Colegio San Pedro y San Felices de Burgos. Este centro educativo ha acogido este año el acto institucional pero muchos otros colegios de la capital se han sumado a la acción solidaria.
En total se han repartido 400 bocadillos que se vendían por tres euros a los alumnos más mayores, por dos euros a los de primaria y por un euro para los de infantil. Tanto el pan como el embutido ha sido donado y con el dinero recaudado durante la Operación Bocata se apoyará un proyecto en Kapiri Mposhi, una pequeña ciudad de Zambia. El fin es construir y equipar un bloque para cuatro clases de primaria, con almacén y despacho, que beneficiará directamente a 760 alumnos. Estos recibirán clases en este colegio en tres turnos, con 60 alumnos por clase. Con esta escuela se mejorará la calidad de la educación de la zona.
Manos Unidas lanzó el pasado 14 de febrero su campaña anual ‘Plántale cara al hambre: siembra’. El objetivo de la misma es trabajar para dar respuesta a las causas y problemas que provocan el hambre en el mundo. Dentro de esta campaña, uno de los actos es la Operación Bocata, que este año celebra en Burgos su decimosétima edición.
Los alumnos del Colegio San Pedro y San Felices han sido los anfitriones este año y, como ha comentado su director, Modesto Díez, «los estudiantes llevan unos días trabajando en proyectos que promueven la generosidad y la solidaridad y han acogido esta iniciativa con voluntad y entrega». Ayer, en el marco de la Operación Bocata, los alumnos presentaron dos pequeñas sabinas que cuidarán durante todo el año entre todo el colegio para después plantarlas en el campo. Esta iniciativa pretende hacer alusión al lema ‘Plántale cara al hambre: siembra’, a la vez que supone una metáfora para celebrar los 50 años del colegio, 5 décadas acompañando el desarrollo de muchos alumnos y sembrando su futuro.
A esta campaña también se han sumado los niños ingresados en el Hospital Universitario de Burgos, que han realizado broches, como el que lucía el director del colegio, para venderlos y con el dinero obtenido colaborar con este proyecto de Manos Unidas.