scorecardresearch

Formación policial para evitar atropellos en pasos de cebra

I.E.
-

La Policía Local retoma la iniciativa de sensibilizar a los peatones de que no están inmunizados por cruzar por un lugar habilitado. También corregirán los comportamientos de conductores imprudentes

Un agente ayuda a cruzar a familias con hijos en Farmacéutico Obdulio Fernández. - Foto: Alberto Rodrigo

Las cifras de atropellos en la ciudad se redujeron de forma notable después de que la Policía Local, tras unos años de elevada incidencia, aplicara una fórmula basada en una mezcla de multas, investigación y educación. Tras esta trágica racha de tres viandantes fallecidos en un mes tras ser arrollados en pasos de peatones, el Cuerpo va recuperar una de esas partes de la ecuación que había caído algo en el olvido, el de la sensibilización. A partir de la semana que viene agentes uniformados se apostarán en pasos de cebra especialmente concurridos y de riesgo con el fin de corregir comportamientos peligrosos tanto en ciudadanos a pie como en conductores. 

Está claro que la normativa de tráfico concede al peatón prioridad a la hora de cruzar por un paso habilitado pero no lo es menos que son los que más tienen que perder si un vehículo se los lleva por delante. De manera que los policías que participen en esta iniciativa recordarán a los viandantes que «no están inmunizados» por el hecho de atravesar una calle por un paso de cebra, advierte la concejala de Seguridad Ciudadana, Blanca Carpintero. Y les darán consejos. Algunos de ellos, obvios, como el de mirar antes de cruzar, pero es que hay ciudadanos que no lo hacen y pasan demasiado confiados, sin tener en cuenta de que en caso de atropello ellos son los más perjudicados. Y otros no tan evidentes, como el de esperar a que los coches se detengan antes de dar el primer paso para atravesar una calle o una avenida. «Evidentemente, el culpable de un atropello en paso de cebra es del conductor pero quienes sufren las lesiones o quienes pueden morir son los peatones», señala Félix Ángel García Llorente, intendente jefe del Cuerpo municipal de seguridad.

Los agentes, por lógica, estarán más atentos aún a los comportamientos de los conductores que se acercan a los pasos habilitados, a quienes no solo formarán sino que también sancionarán si cometen alguna infracción, como hablar por el teléfono móvil, circular a una velocidad inadecuada o pasar sin percatarse de que hay personas a pie esperando a cruzar. Los despistes se han convertido en una de las causas que explican la mayoría de los atropellos, entre otros, el del pasado lunes en la calle Farmacéutico Obdulio Fernández, en el que murió una mujer de 54 años.

La de la formación no va a ser la única medida que implemente el Ayuntamiento para mejorar la seguridad de los peatones, también ha anunciado que colocará entre 10 y 20 radares fijos en puntos peligrosos de la ciudad e incrementará el uso del cinemómetro portátil. Además, se empezarán a construir pasos elevados en distintas zonas de la capital, empezando por el de la calle Madrid, cerca de la gasolinera del parque Europa.

Hay que recordar que a finales del pasado año otras dos personas murieron atropelladas. El 28 de noviembre un conductor ebrio se llevó por delante a un hombre de 89 años que cruzaba Alcalde Martín Cobos a la altura de la barriada de  San Cristóbal. A los diez días, otro conductor que iba bajo los efectos del alcohol arrolló a una mujer de 74 años en Fuentecillas, a la altura de la calle León, tras lo cual se dio a la fuga. Pero fue localizado y enviado a prisión provisional.