scorecardresearch

El puente deja una ocupación del 70% condicionada al tiempo

B.G.R.
-

Los hoteleros burgaleses valoran de forma positiva que la demanda se reparta durante toda la semana, y confían en las reservas de última hora. Ya han registrado anulaciones por la meteorología

Un grupo de turistas camina por la calle Fernán González. - Foto: Patricia

Las previsiones de ocupación para el largo puente de la semana que viene arrojan lecturas positivas pero también negativas entre el sector hotelero de la ciudad. El presidente de la Federación de Hostelería, Luis Mata, valora de forma favorable que las reservas se encuentren «muy bien distribuidas», de sábado a sábado y con tres días que pueden destacar respecto al resto, si bien lamenta que los pronósticos meteorológicos estén provocando las primeras cancelaciones pese a que la demanda turística mantiene un buen ritmo.

«Cuando se desborda la ocupación una noche, los días anteriores y posteriores suelen ser flojos», subraya Mata a la hora de explicar esa buena sensación de los empresarios de cara a los próximos festivos, que en cifras se traduce en una estimación del 70% de media en los alojamientos de la capital, con tres fechas clave en las que se prevé un incremento de dicho porcentaje hasta el 80 o 90%, como son el 3 de diciembre y las jornadas del 8 y 9.

Hasta la fecha, las reservas alcanzan el 50% de la planta hotelera, según los datos de la patronal, que confía en cumplir con las previsiones antes mencionadas, e incluso superarlas entre un 10 y un 15%, con las llamadas de última hora propias de estas escapadas y el hecho de que la meteorología no resulte demasiado adversa. Esta es la que ha provocado las primeras anulaciones, aunque por el momento la situación se compensa con la entrada de nuevas peticiones, por lo que Mata condiciona la ocupación final de las dos partes del puente a la evolución del tiempo, moderando así las impresiones más optimistas de hace 2 semanas.

El presidente de la patronal señala que esta percepción se extiende a los sectores hoteleros de otras ciudades de similares características, teniendo en cuenta que «existe una competencia muy fuerte» en estas fechas al coincidir con el encendido de la iluminación navideña y el arranque de citas comerciales en forma de mercadillos. En este punto, sostiene que Valladolid «nos está ganando en este aspecto», al tiempo que considera que se trata de un «hándicap para luchar y atraer a visitantes a Burgos».

Mata reconoce que no es tarea fácil competir como destino turístico, dado que «se deben realizarse inversiones muy elevadas para este tipo de promociones», poniendo como ejemplo Málaga o Vigo, que «ya están amortizando lo invertido». Al respecto, aboga por que se aprovechen los cambios de iluminación que estas localidades realizan para continuar a la cabeza nacional y de esta forma mejorar la de la capital del Arlanzón sin tener que efectuar un gran desembolso: «Estamos perdiendo competitividad dentro de casa porque los burgaleses se van a otras ciudades».

De cara a la Navidad, el también presidente de la Asociación de Alojamientos Turísticos sostiene que «aún es pronto» para avanzar previsiones de ocupación, ya que, según añade, las primeras reservas comenzarán a llegar después del puente de la semana que viene. Lo que sí que confirma es que se tratará de un «turismo familiar», cuya mayor o menor afluencia dependerá de la situación económica. En cualquier caso, concluye que no se trata de una época del año con especial peso en el sector local.