scorecardresearch

"NEOS es la referencia moral frente a la destrucción"

J. Villahizán (SPC)
-

No se calla nunca, es serena pero firme en sus propósitos y detesta ser políticamente correcta. Los que conocen la trayectoria de esta expresidenta del PP en Euskadi saben que no sigue modas y que siempre es consecuente con sus ideas

"NEOS es la referencia moral frente a la destrucción" - Foto: JUAN LAZARO

Defender los fundamentos cristianos como valores innatos de la civilización occidental. Ese es el principio y el fin que María San Gil, junto a otros promotores como Jaime Mayor Oreja o Hermann Tertsch, además de numerosos intelectuales y académicos, quiere lanzar a los millones de españoles indignados para que se sumen a su plataforma NEOS, una alternativa cultural cuyo objetivo principal es defender aquellos principios esenciales del ser humano y de nuestra sociedad, como son la familia, la unidad nacional o la libertad.

Este viernes ve la luz NEOS. Cuéntenos, ¿en qué consiste?  y ¿por qué ahora?

Desde hace varios años, la Fundación Villacisneros, que es donde yo trabajo, la Fundación Valores y Sociedad, la Asociación Católica de Propagandistas y la Fundación Cultural Ángel Herrera Oria organizamos una serie de conferencias que se titula La Alternativa al Frente Popular, un debate cultural y en momento dado pensamos que teníamos que hacer algo más. Entonces decidismo hacer una asociación que sea una especie de corriente cultural, que sirva para unir y para representar a millones de españoles.

Queremos hablar de una alternativa cultural desde los principios del humanismo cristiano y ser nosotros también una voz en todos estos debates en los que la izquierda nos teledirige. Queremos ser la referencia frente al relativismo y la destrucción del orden social que quieren imponernos en este momento.

Afirma que no quieren ser un partido político, que NEOS es una alternativa cultural de regeneración moral, ¿estarían, por tanto, más cerca de ser una especie de think tank o de lobby social que influya en Administraciones públicas, partidos y empresas? 

Clarísimamente no tenemos ninguna intención de formar parte de la vida pública en el ámbito de la política, pero sí es verdad que queremos influir en la política, porque los temas que tratamos nos parecen especialmente esenciales y que se tienen que dirigir de una manera determinada.

Nosotros hemos enfocado siete pilares fundamentales que son esenciales en la sociedad, como son la vida, la dignidad de la persona y la familia, la verdad, la liberdad -religiosa, educativa y de pensamiento-, España, Corona y amenazas globales. Y siempre que desde el Gobierno haya algún tipo de legislación sobre estos temas queremos ser una voz que se oiga.

¿Hasta qué punto considera que esos valores de la civilización occidental y sobre los que se fundamentan las naciones europeas están en crisis o amenazados?

Enfrente tenemos un Gobierno que tiene una absoluta obsesión por imponernos un proyecto cultural totalitario. Donde el bien y el mal ya no existe, sino que todo es función de lo que interesa al Ejecutivo. 

Además, no admiten la más mínima crítica, es decir, todos aquellos que no estamos dentro de lo políticamente correcto se nos quiere callar y ningunear. 

Ante la destrucción de este orden social que está basado en los fundamentos cristianos, que son la cuna de la civilización occidental, negar esta realidad es absurdo, porque son los cimientos del humanismo cristiano lo que ha hecho que la sociedad sea la que es.

¿Cree que el ser humano a nivel individual está desorientado?

Sí, porque nos faltan líderes y nos faltan referentes y nos falta volver a apoyarnos y a sustentarnos en esos principios.

Además, como nos han inculcado que el tema de la religión se tiene que reducir al ámbito privado, que no puede tener una expresión pública, pues cada uno lo vive como puede.

¿Por qué el ciudadano de a pie no se revela contra esos supuestos ataques a los valores de la civilización occidental?

Porque, al final, no todo el mundo ha nacido para ser un héroe. Entonces, siempre esperas que alguien coja la bandera y tú ponerte detrás.

Pero el problema actual es que nos faltan liderazgos y referentes. Por eso desde NEOS queremos ser un grupo de personas, de instituciones, de universidades, de colectivos, de fundaciones, que asuman la responsabilidad de ser un referente frente a este relativismo.

Lo que aspiramos es que esos millones de españoles que hoy se sienten huérfanos vean en nosotros una referencia.

¿Cómo se materializa esa puesta en acción?

Siempre que haya un ataque a la libertad, a la religión, a España, a la Corona, a los valores esenciales de nuestra civilización, NEOS estará presente. Nosotros queremos hablar de asuntos esenciales, de las leyes ideologizadas del frente popular  -que son el PSOE, los comunistas de Podemos, los independentistas de ERC y los herederos de los terroristas de ETA- como las del aborto, eutanasia, educación, memoria y trans.

¿Saldrían a la calle a defenderlo?

No descartamos nada. La sociedad civil debe defender esos principios innatos de forma democrática y civilizada y si para defenderlo hay que salir a la calle, saldremos.

¿Por qué da la sensación que la izquierda cuenta en su haber con un supuesto mayor respaldo intelectual que la derecha?

La izquierda da la sensación que posee una moralidad superior y que todos debemos seguir los pasos de lo políticamente correcto que ellos proclaman en sus medios. Pero NEOS, que aglutina a distintas inquietudes intelectuales y profesionales, está decidido a dar batalla al Gobierno del frente popular.

Hoy más que nunca hace falta un proyecto alternativo que no divida a la sociedad.

Usted ha pertenecido al PP durante décadas, primero como concejal en San Sebastián y después como diputada y presidenta de los populares en el País Vasco, hasta que decide dejar la política en 2008 y pasar a un segundo plano. Sin embargo, ahora regresa de nuevo al foco mediático, aunque no sea a través de un partido político. 

LLevo trabajando en la Fundación Villacisneros desde hace nueve años y tengo una clara vocación de luchar por la sociedad, por eso ahora soy una más al frente de esta alternativa.

¿Cómo le gustaría que fuese el futuro?

Hemos estado silentes mucho tiempo y los españoles estamos indignados y hartos de lo que está pasando, por eso es hora de unir todas las voces en una única y unívoca. España necesita que los grandes partidos de centro derecha se unan y que haya una verdadera alternativa política, y no habrá una alternativa política hasta que no la haya cultural.