Los municipios aseguran respetar la Memoria Histórica

Adrián del Campo
-
Una de las calles renombradas en Aranda. Donde perdura la placa anterior. - Foto: A. del Campo

El Ministerio envía una carta a varias localidades ribereñas para ver si cumplen la Ley. Aranda y Moradillo afirman que sus calles son anteriores a la Guerra Civil y Tórtoles y Olmedillo que ya las han cambiado

Los municipios de la Ribera que han sido recientemente requeridos por el Ministerio de Justicia para comprobar si cumplen o no la Ley de Memoria Histórica aseguran estar al día. Aranda de Duero, Moradillo de Roa, Olmedillo de Roa, Pedrosa de Duero, Tórtoles de Esgueva y Valdeande recibieron hace unos días una carta del Ministerio solicitando que informaran sobre la existencia o no de simbología de exaltación del franquismo en su municipio y para en el caso de existir, recordar el deber de cumplimiento del artículo 15 de la comúnmente conocida como Ley de Memoria Histórica.

Las reacciones de los seis ayuntamientos han sido diferentes pero en casi todas las respuestas se detecta cierto hartazgo ante la insistencia de las administraciones superiores en el cumplimiento de la legislación española. En Aranda, el equipo de Gobierno señala que la plaza del generalísimo Franco que varios informes sitúan en La Aguilera no existe. En cuanto al pasaje Primo de Rivera de la capital ribereña, desde el Ayuntamiento señalan que no hace referencia ni al fundador de Falange ni a su padre, sino al que fuera Capitán General de Burgos, Fernando Primo de Rivera y Sobremonte (1831-1921), por lo que no consideran necesaria su retirada. En resumen, Aranda volverá a responder al Ministerio lo que ya han expresado anteriormente, que cumplen con la Ley.

En Moradillo de Roa, su alcalde, Francisco Javier Arroyo, expone un argumento similar al del gobierno arandino: «Sí que es verdad que tenemos una calle que se llama José Antonio, únicamente calle de José Antonio, porque allí vivió toda la vida un señor del pueblo y otra es de un general, creo que Mola, que no es de la Guerra Civil sino de la Guerra de la Independencia, de un general que cayó herido en Moradillo e hizo mucho por el pueblo». Por lo que desde el Ayuntamiento no se han propuesto cambiar las calles y el alcalde llevará a Pleno la carta del Ministerio para acordar una respuesta. Eso sí, Arroyo critica en especial al senador de Compromís, Carles Mulet, por «hablar  de Moradillo sin conocer el pueblo ni su historia». «Moradillo es uno de los pocos pueblos en los que no hubo ni un solo muerto en la Guerra Civil», sentencia el alcalde.

Enfado con la insistencia de Compromís también muestra el alcalde de Olmedillo, Miguel Ángel Muñoz: «Es un pesado. Hace seis meses que se cambiaron las calles. Ahora no he contestado ni pienso hacerlo. He roto hasta la carta. Siempre están con la Memoria Histórica, ¡que se preocupen de otras cosas! Ya les contesto mal porque ya cansan». De esta forma, en Olmedillo aseguran respetar la Ley y no dar respuesta al Ministerio.

El alcalde de Tórtoles de Esgueva, Juan José Esteban, también habla de la insistencia en las cartas recibidas y señala que en su pueblo las calles se cambiaron de nombre hace «cuatro o cinco legislaturas», antes de que él llegara, pero  no se dieron de baja en el registro. Y va más allá: «Igual si estoy yo no las quito. La calle Calvo Sotelo se mantiene, pero se mantiene igual que si se llamara calle Carrillo, aunque no me guste la hubiera dejado». En cuanto a la respuesta al Ministerio, el regidor adelanta que no va a existir. Van a esperar a que se resuelvan las elecciones nacionales y municipales.

Mientras en Pedrosa aún no se han pronunciado sobre la misiva ministerial, en Valdeande señalan que las tres calles que incumplían la Ley se modificaron hace dos años y eso le comunicarán a Justicia. Eso sí, la calle Yagüe mantiene su nombre pero en honor a un pintor. Según señala el alcalde, Juan Abel Abejón, se hace para evitar «problemas burocráticos». Los estorbos generados a los vecinos son otro de los argumentos de crítica a la Memoria Histórica.