Aranda trabaja en un nuevo contrato de limpieza viaria

Adrián del Campo
-

El pleno aprueba la actualización de los pagos a Urbaser y recuerda que la concesión acaba en abril

Pleno municipal celebrado ayer en el Ayuntamiento de Aranda de Duero. - Foto: A. del Campo

El Ayuntamiento de Aranda de Duero ya trabaja en la redacción de un nuevo contrato con el que licitar el servicio de Aseo Urbano, es decir, el de limpieza viaria. Lo confirmó el concejal de Contratación, Francisco J. Martín Hontoria, en el debate del cuarto punto del día en el pleno celebrado este jueves. Un punto que versaba sobre la actualización de los pagos a Urbaser, es decir, una subida de los precios a pagar por el Consistorio en relación al aumento del IPC fijado en los pliegos y que fue aprobada con los votos a favor de PP, Cs y Vox y las abstenciones de PSOE y Podemos.

Aunque el tema a tratar no generara gran debate (era un incremento de en torno al 1%), el servicio en cuestión sí. El PSOE fue el más crítico y habló de incumplimientos por parte de la empresa en la gestión del servicio y las relaciones laborales, y hasta se ofreció a mediar si fuera necesario. Aquí Podemos incidió en que hay "falta de vigilancia" y ambos partidos animaron al concejal de Medio Ambiente a controlar la limpieza viaria porque supone "tres millones de euros y el 10% del presupuesto municipal".

Todo lo expuesto llevó a recordar que el contrato vigente de Aseo Urbano con Urbaser finaliza en abril de 2020 y el PSOE apostó por realizar unos nuevos pliegos ya que la anterior licitación se pensó para diez años, aunque contemple dos de prórroga. Aquí fue donde el concejal de Medio Ambiente abrió la puerta a una nueva licitación, "si hay tiempo", y donde su compañero de Gobierno, el edil de Contrataciones, adelantó que se está trabajando en la nueva licitación  y apuntó que "es necesaria una actualización".

Ermita de la Virgen de las Viñas.

En el pleno también se llevó a votación la cesión gratuita de la ermita de la Virgen de la Viñas con su patio y su edificio a la cofradía homónima. Aquí, los concejales puntualizaron que se trataba de dar formalidad a una cesión que en la práctica ya se está realizando, ya que la cofradía se encarga del mantenimiento del edificio religioso. Este hecho, la labor de los cofrades, fue elogiado por todos los grupos políticos y llevó a aprobar la cesión por unanimidad.

El otro punto del orden del día fue el reconocimiento de facturas sin procedimiento de contratación por valor de 108.421 euros. El reconocimiento lo aprobaron los votos de los tres partidos de derechas no sin antes escuchar las críticas de los tres grupos de izquierda, que acusaron al equipo de Gobierno de "ir siempre tarde", a lo que la edil del área respondió que el punto se debe a la sobrecarga de trabajo de áreas como la informática.