scorecardresearch

Un clásico equilibrado

Diego Izco
-

Los ocho duelos entre España e Italia que han marcado una relación de 99 años

Un clásico equilibrado

De todas las selecciones contra las que España ha jugado al menos 10 partidos, el balance es positivo con todas ellas... excepto en cinco casos:con tres, aunque sea por poco, es negativo: Inglaterra (10 victorias, cuatro empates y 13 derrotas), Alemania (8-8-9) y Países Bajos (5-2-6). Con dos, completamente igualado: Argentina (6-2-6) y, sí, Italia (11-15-11). Esta noche, por tanto, se deshará un equilibrio histórico que arrancó hace 99 años, un 2 de septiembre de 1920 (Juegos Olímpicos de Amberes) con victoria nacional por 2-0. 

Que los España-Italia tienen un sabor especial es un tópico recurrente… y bastante cierto. Con el paso del tiempo se ha ido forjando un vínculo de admiración y respeto mutuos, de grandes afrontas, partidos de enorme complejidad táctica, revanchas y ‘vendettas’. Golpe a golpe, ambas selecciones han crecido de la mano en algunos partidos para la Historia: 

 

1934

Catorce años después del primer cara a cara, el duelo que lo marcó todo:una España republicana frente a una Italia fascista. Mussolini necesitaba la gloria del Mundial y la selección española estuvo a punto de quitársela en cuartos. Fue el primer caso evidente de injerencia política en el deporte: un 1-1 en el primer partido (31 de mayo) y un 1-0 en el segundo (1 de junio) después de dos arbitrajes escandalosos (por ejemplo, se anuló el 2-1 del primer encuentro por fuera de juego… cuando había sido un gol de Lafuente en jugada personal). La ‘Batalla de Florencia’, donde los italianos se emplearon con violencia extrema, provocó que España llegase con seis bajas al desempate… donde jugó con 10 por lesión de Bosch a los 10 minutos y le fueron anulados otros dos goles. Desde aquella afronta, ningún partido entre Italia y España ha sido ‘gratuito’: hay una herida que aún sangra 87 años después. 

1980

España estuvo 30 años sin ganar a Italia. Pocos encontronazos, sí, pero también un fútbol famélico de posguerra provocó que entre el 22 de junio de 1930 y el 13 de marzo de 1960 los duelos se sellaran con empates y derrotas. El reencuentro en una gran competición tenía cierto sabor a revancha: era una Eurocopa… y volvía a jugarse en Italia. Aquel 12 de junio de 1980, con gente como Arconada, Alexanko, Gordillo, Carrasco, Juanito, Quini, Santillana o Del Bosque, España dominó sin premio a la anfitriona: empate a cero. Bélgica e Inglaterra ganaron a España (eliminada) e Italia fue cuarta en la Euro que se quedó la de casi siempre, Alemania. 

1988

Después de la plata de Francia’84, España regresaba a una Eurocopa con buenas sensaciones y una prometedora plantilla donde lucía con brillo propio la ‘Quinta del Buitre’. Tras vencer a Dinamarca en el primer partido, en el segundo esperaba Italia: fue una batalla táctica brutal, un partido intenso y feo, muy feo… y cuanto más feos son los partidos, mejor es Italia. Ancelotti filtró un pase a la espalda de la defensa española y Vialli batió a Zubizarreta. Aquel día, un muchachito de 19 años secó al mejor extremo derecho europeo del momento, Míchel: era Paolo Maldini. El 1-0 final, unido a un posterior 2-0 ante Alemania, dejó a España en la cuneta. 

1994

Las ganas de revancha no se aplacaron en el Mundial de EEUU, sino que crecieron. El rostro ensangrentado de Luis Enrique tras un codazo alevoso de Tassotti forma parte de la iconografía del fútbol español. Aquel día, un caluroso 9 de julio en Foxborough (Massachusets), los Baggio, primero Dino y luego Roberto, ajusticiaron a una España que había logrado empatar gracias a Caminero. A la sangre del hoy seleccionador nacional se une un error clamoroso de Julio Salinas frente a Pagliuca segundos antes del 1-2 definitivo, en el minuto 87. 

2008

Y llegó la revancha. Después de acumular muchas decepciones ante Italia (sí, hubo victorias, pero en amistosos: a la hora de la verdad, ganaban los ‘azzurri’), España logró sacarse una doble espina: la de vencer a los transalpinos en una gran cita y la de superar los cuartos de final. Otro encuentro con olor a cerrado, sellado con un 0-0, y una tanda de penaltis en la que Casillas detuvo dos lanzamientos y un joven Cesc, responsable del quinto lanzamiento, batía a Buffon: España, liberada de complejos, ganaba la Euro e iniciaba el mejor periplo de su historia. 

2012

Contra Italia empezó la época de gloria… y con ella tenía que terminar en todo lo alto:el 1 de julio, en el Olímpico de Kiev, España interpretó una de las mejores sinfonías futbolísticas que se recuerdan en el fútbol moderno: la final de la Eurocopa, ante una Italia que había sacado un empate a la Roj en la fase de grupos (1-1), se selló con un 4-0 histórico. Los goles de Silva, Alba, Torres y Mata cerraron un ciclo glorioso de España y mandaron a la lona a una Italia que clamaba ‘vendetta’… y la encontraría cuatro años después. 

2016

A pesar del fiasco en Brasil’14, Vicente del Bosque siguió confiando seis años después en buena parte de los campeones del mundo en 2010. Aquella apuesta arriesgada no le salió bien en la Eurocopa de Francia. Una derrota en la última jornada de la fase de grupos (2-1 ante Croacia) condenó a España a vérselas en octavos de final con la campeona del Grupo E: Italia, otra vez ellos. En un mal partido del conjunto español, los goles de Chiellini y Pelle devolvieron a los italianos cierta gloria perdida en los últimos enfrentamientos. 

2017

En el último enfrentamiento oficial entre España y la Azzurra, un 3-0 en el Santiago Bernabéu, la selección de Julen Lopetegui liquidó buena parte de las opciones italianas de estar en Rusia’18. El técnico, Giampiero Ventura, fue destituido dos meses después, Suecia dejó a Italia sin Mundial y, de alguna forma, fue lo mejor que le pudo pasar para regenerarse: demoler el edificio y reconstruirlo todo desde los cimientos. Roberto Mancini, tras cuatro años de trabajo, presenta un equipo renovado, aire fresco y 32 partidos sin derrota.