Lo que no está en los libros de texto

Angélica González
-

Todos los años desde 2005 el Comité Ciudadano Anti-Sida forma en sexualidad a más de 3.000 adolescentes de colegios e institutos. Además de los talleres, sus profesionales realizan una encuesta sobre qué piensan y cómo actúan los jóvenes

Lo que no está en los libros de texto - Foto: Alberto Rodrigo

El hecho de que la educación sexual no exista en España como tal dentro del currículum de los estudios de Primaria y Secundaria ha hecho siempre que la formación que reciben niños y adolescentes dependa mucho del centro al que acuden y de la implicación de su profesorado. En esta provincia, desde hace casi 15 años, muchos colegios e institutos recurren al Comité Ciudadano Anti-Sida de Burgos, cuyo programa ‘Sexualidad en las Aulas’ acaba de ser premiado por el laboratorio Gilead, que es, precisamente, quien financia una parte de estas actividades desde hace un par de años. Más de 3.000 adolescentes, fundamentalmente de 2º y 4º de la ESO pero también de otros cursos, reciben todos los años una formación basada en «una información veraz y adaptada a su edad para generar un espacio de reflexión en el que empiecen a construir unas herramientas propias, adecuadas y de utilidad para una sexualidad sana y positiva».
Es tanta la aceptación que curso tras curso recibe este programa formativo, que el presidente del Comité, José Antonio Noguero, no teme que se vea expuesto a la nueva ola ultraconservadora que ha llevado Vox a las instituciones. Este partido de derecha radical, como se recordará, ha solicitado en la comunidad de Madrid conocer la identidad de los formadores de talleres sobre diversidad sexual: «No creo que aquí pase nada parecido. Jamás hemos tenido un problema, nuestro programa está muy implantado y, además, creo que hay mucho sentido común y mucha libertad. En los poquísimos casos que nos hemos encontrado de familias que no querían que sus hijos asistiesen a nuestras charlas, no han ido y no ha pasado nada».
El programa dirigido al alumnado de 2º de la ESO (13-14 años) se compone de seis módulos que incluyen contenidos sobre el cuerpo, sus cambios, la diversidad en cuanto a la identidad sexual, las emociones, la comunicación, las conductas eróticas, los primeros encuentros sexuales y estrategias preventivas (anticonceptivos). Al de 4º (15-16 años) se le enseña a distinguir entre sexo, sexualidad, erótica y amatoria y se le habla de la identidad sexual y la orientación del deseo, las parejas, la respuesta sexual humana, las ideas erróneas sobre conductas eróticas y se incide más en el uso de los métodos anticonceptivos.  
En el curso que acaba de terminar, ‘Sexualidad en las Aulas’, ha llegado a 3.403 estudiantes  de 36 centros diferentes que lo solicitaron, 21 de la capital y 15 de la provincia (Aranda, Belorado, Espinosa de los Monteros, Lerma, Quintanar de la Sierra, Medina de Pomar, Melgar de Fernamental, Miranda de Ebro, Roa, Salas de los Infantes, Villasana de Mena y Villarcayo). Mayoritariamente fueron grupos de 2º y 4º de la ESO pero también se ha dado  a un grupo de 6º de Primaria, 9 de Ciclos Formativos, 13 de FP Básica, 2 de 1º de Bach, 9 de 2º de Bach y 1 de adultos. La psicóloga Beatriz Artola y el psicólogo Raúl Martínez, ambos formados también en Sexología, son los encargados de llevar a cabo los talleres y de pasar una encuesta sobre comportamiento sexual y preventivo a los participantes. De esta manera, el programa no solo sirve para que los más jóvenes puedan desenvolverse con naturalidad y competencia en este tema sino también para tener una fotografía bastante aproximada de su realidad y de qué es lo que piensan y sienten sobre asuntos muy diversos como el coito, el amor, los celos o la diversidad sexual y de sus prácticas (la ‘primera vez’, la masturbación...).
Así, según los datos obtenidos en el curso 2017-2018, en el que participaron 3.697 estudiantes, a los 16 años, la mayoría aún no ha mantenido relaciones coitales, «contrariamente a la creencia popular de que es a esta edad cuando los jóvenes se inician en este tipo de conductas eróticas», según explican los profesionales. En 4º de la ESO se ha masturbado el 84,2% de los chicos y el 26% de las chicas; se han besado el 78,5% de ambos sexos y han practicado el coito el 23,3% de los chicos y el 22,8% de las chicas. El 72,4% de ellos ha tenido ‘rollos’ o parejas frente al 71,5% de ellas y han estado enamorados el 65,9% de los chicos y el 49,3% de las chicas. 
Con respecto a la anticoncepción, los estudiantes  de 15 y 16 años que ya han realizado el coito, tienen una menor intención de uso de un método preventivo de embarazo e infecciones en coitos posteriores que quienes aún no lo han realizado y son las chicas las que refieren en mayor medida tener una total intención de utilizar un anticonceptivo en todos los casos.
Entre los más pequeños, (2º de la ESO) desciende mucho el porcentaje de aquellos que ya se han masturbado, el 61% de los chicos y apenas un 5% de las chicas: «Con este dato debe tenerse en cuenta que se suele valorar de forma diferente según sean hombres o mujeres quienes se masturben, por lo que esto puede condicionar tanto que lo hagan como que reconozcan que lo han hecho. También este resultado tiene la limitación de la temprana edad, por lo que el porcentaje se aproximará entre hombres y mujeres a medida que vayan siendo mayores». En cuanto al enamoramiento, el 78,8% de los chicos afirma que lo ha experimentado frente al 64,5% de las chicas. (Más información en edición impresa)