Exigen a Ferrovial que arregle el centro de ocio La Estación

C.M.
-

El edificio tiene una decena de goteras y puertas rotas en el interior y todas las pérgolas exteriores se han oxidado

La pérgola de nueva construcción que mira al bulevar ha perdido la pintura en tan solo tres años y ofrece un aspecto lamentable. La fachada principal tiene el mismo problema. - Foto: Luis López Araico

El centro de ocio infantil y juvenil y de nuevas tecnologías ubicado en la antigua estación de ferrocarril se inauguró el 30 de marzo de 2017 después de numerosos problemas con la UTE que resultó adjudicataria (Aroasa-Ferrovial-Agroman), paralización de las obras durante meses,  retrasos, tres modificados del proyecto y 200.000 euros de sobrecoste.

Tres años después el Ayuntamiento reclama a Ferrovial Agroman, la única empresa que acabó terminando la obra tras la quiebra de Aroasa (Arranz Acinas), que repare la innumerables deficiencias que se han detectado en el edificio antes de que concluya la garantía que tienen toda obra.

Hay problemas en el interior, fundamentalmente goteras, al menos una decena, que están provocando humedades en algunas partes del inmueble. También varias puertas se han roto, así como ventanas, una de ella se cayó a la vía pública provocando un gran susto aunque sin producir ningún herido y sin que el tema transcendiera más allá de los departamentos municipales que se encargan de velar por el buen estado de los edificios. Desde su inauguración ha habido problemas con la carpintería de madera que está mal tratada.

En el exterior del emblemático edificio también pueden apreciarse desperfectos. Las dos pérgolas de metal situadas en la entrada principal han perdido la capa de pintura de color negro en muchas zonas y se están oxidado. El mismo problema puede detectarse en la pérgola situada en la parte de atrás, la que da al bulevar, que no formaba parte del edificio y que se construyó nuevo para albergar una terraza cubierta, que nunca se abrió. Las planchas que la componen han acabo perdiendo el color, dando un aspecto de abandono tan solo tres años después de su construcción

Desde el Ayuntamiento realizan constantes llamadas a la empresa  para que solucione los problemas de construcción pero no obtienen respuesta. El tiempo apremia antes de que concluya la garantía, dado que de lo contrario la única salida sería incautar la fianza a la empresa pero todavía no ha se ha tomado ninguna decisión al respecto.

El Ayuntamiento convocó un concurso de ideas en 2013 para la rehabilitación del edificio pero el estudio de arquitectura que resultó ganador, Bunch, renunció al proyecto por diferencias económicas y se adjudicó a la idea que había quedado en segundo lugar, Contell Martínez arquitectos.

(Más información, en la edición de papel de hoy de Diario de Burgos)