Los viajes a otras provincias suben sin esperar a la fase 1

H. JIMÉNEZ
-

Entre mediados de abril y primeros de mayo, pese a que nada cambió en el estado de alarma, los desplazamientos a la provincia de Álava en días laborables subieron hasta un 37%, a Cantabria un 23% y a Madrid un 18%

Tráfico de vehículos en el Nudo Landa, en la mañana de este miércoles. - Foto: Luis López Araico

Cualquiera que haya pisado la calle durante los últimos 15 días puede apreciarlo sin demasiada dificultad. Cada vez hay más movimiento de peatones y vehículos a medida que los comercios han ido abriendo con cita previa, las empresas van incrementando su ritmo de trabajo y los ciudadanos pierden el miedo al mundo exterior.

Pero además de las sensaciones, los datos corroboran que los traslados regresan poco a poco a la normalidad, en algunos casos todavía muy tímidamente, en otros con mayor evidencia. Siempre muy lejos de lo que ocurría hasta la entrada en vigor del Estado de Alarma, de forma lenta pero inexorable.

El Estudio de Movilidad Interprovincial que elabora el Ministerio de Transportes a partir de los datos proporcionados por los teléfonos móviles revela que los viajes entre la provincia de Burgos y sus colindantes se incrementaron de forma generalizada entre mediados de abril y primeros de mayo, últimas fechas disponibles.

Una comparación entre los días laborables (de lunes a viernes)de la semana del 13 de abril, a la vuelta de Semana Santa y de la llamada ‘hibernación’ impuesta por el Gobierno, y la primera semana de mayo, superado el puente del Día del Trabajo, permite observar un crecimiento generalizado entre Burgos y los territorios con los que tiene una relación más directa por ser fronterizos.

Destaca el caso de Álava, que encabeza el ránking tanto en los movimientos de salida de la provincia (crece un 37%) como en los de entrada (un 35%). Parece evidente que la estrecha relación entre el noreste burgalés y Vitoria, ejemplificado en los casos de Miranda de Ebro y el Condado de Treviño, está recuperando claramente su ritmo aunque los movimientos están por debajo de la mitad de lo considerado como «periodo de referencia» que el Ministerio sitúa entre el 14 y el 20 de febrero de este mismo año, antes de la declaración del estado de alarma. Los picos de mayor movimiento se produjeron los días 5 y 8 de mayo, martes y viernes, cuando salieron de Burgos hacia territorio alavés 253.000 viajeros-kilómetro (este parámetro no quiere decir que haya que multiplicarlos, sino que es un criterio donde se mezclan el número de personas y la distancia que recorren) y llegaron 250.000.

(Más infromación, en la edición de papel de hoy de Diario de Burgos)