UGT pide celeridad en las ayudas a alquileres comerciales

ADRIÁN DEL CAMPO
-

El consejo asesor reunido este viernes acordó destinar 200.000 euros a hostelería y tiendas y 100.000 al resto de actividades. Prevén cerrar las bases en unos días

Algunos establecimientos de Aranda de Duero todavía no han reabierto sus puertas. - Foto: A. del Campo

El Ayuntamiento de Aranda de Duero celebró este viernes la segunda sesión del Consejo Asesor creado para abordar los problemas generados por el coronavirus en consenso con los diferentes grupos políticos, la Asociación de Empresarios de Aranda y la Ribera (Asemar) y los sindicatos mayoritarios, como UGT y CCOO. El encuentro de este viernes fue el primero en el que se abordó un tema concreto y este trató sobre las ayudas al alquiler de locales comerciales y empresariales que dará el Consistorio dentro de su plan de emergencia frente al coronavirus.

En este sentido, UGT alzó la voz para pedir mayor "celeridad" en la materialización de dichas ayudas. La secretaria comarcal del sindicato, Sonia González, reconoce que el "Ayuntamiento necesita un tiempo", pero remarca que no puede ser que "en Burgos se estén dando ya las subvenciones y aquí no hayamos redactado ni las bases". "Todavía no hay una fecha a partir de la cual los negocios podrán pedir las ayudas y ya hay muchos que están cerrando, otros que no saben si van a poder optar a las subvenciones...", asevera González.

Por su parte, el portavoz del equipo de Gobierno, Emilio Berzosa, afirma que la "documentación está" y que las bases para las ayudas al alquiler se van a "aprobar la semana que viene" a partir de un de Decreto de Alcaldía, para ganar tiempo, y siempre después de pasar por una comisión que se celebrará el jueves o el viernes. Será entonces cuando la convocatoria aparecerá en los canales oficiales y se podrá dar un plazo para que los autónomos y empresarios puedan optar a las líneas de apoyo.

Más allá de la celeridad demandada por UGT, en el Consejo Asesor de ayer reinó el consenso. Todas las partes dieron el visto bueno al reparto de los 300.000 euros destinados al alquiler, de los que 200.000 irán a hostelería y comercio y el resto, 100.000 euros, a las demás actividades, entre las que entrarían las pequeñas empresas. En la reunión, los presentes también se decantaron por un reparto de las subvenciones proporcional a las rentas pagadas y en las que se prime el número de trabajadores contratados, es decir, el número de empleos creados, aunque esto último, como apostilla Berzosa, todavía tiene que ser aprobado en comisión. Por último, González destaca "la misma línea en la que están trabajando todos los actores".