Recomiendan bajar la velocidad en el Casco Alto

C.M.
-
Recomienda bajar la velocidad en el Casco Alto - Foto: Patricia González

La propuesta de la Policía Local es colocar una señal para reducirla a 30 kilómetros por hora en la calle Álvar Fáñez y 10 kilómetros menos en la de San Esteban. También se plantean nuevos pasos de peatones

Abrir la ventana de casa y contemplar la Catedral o el parque del Castillo puede ser el sueño de muchos pero vivir en el Casco Histórico Alto también puede tener inconvenientes como la falta de plazas de aparcamiento o los ruidos por el trasiego continuo de personas o el diseño medieval de las calles.
La tendencia a peatonalizar muchas de estas vías para dar más protagonismo al peatón provoca roces diarios entre estos y los conductores y tiene efectos en las zonas próximas que sufren la presión de los vehículos. Uno de los ejemplos de esta situación se produce en los entornos de las calles Álvar Fáñez, Saldaña, Cabestreros y Arco de San Esteban.
Estas zonas no solo tienen que soportar el tránsito de los coches de los vecinos para acceder a sus garajes sino que también son empleadas por cientos de conductores para llegar a Fernán González o los barrios de San Pedro de la Fuente y Fuentecillas. En el entorno también está ubicado un centro educativo que añade todavía más presión, sobre todo a las horas de entrada y salida de sus más de 600 alumnos.
A ello se añade que son calles estrechas, algunas con una gran pendiente, y en las que además en algunas hora del día se producen estacionamientos irregulares e línea, batería, cruzados o a ambos lados de la vía, que impiden a los vecinos las entradas y salidas de los portales, o sobre las aceras complicando el paso de los peatones.
Visto este cóctel y las quejas de los residentes en el entorno por la ‘invasión’ de los coches de calles peatonales como Saldaña o Arco de San Esteban, la Policía Local ha realizado un informe en el que propone una serie de medidas para ‘pacificar’ el entorno.
La primera sería el establecimiento de un límite de velocidad mediante la colocación de una señal de prohibido circular a más de 30 kilómetros a la hora desde la calle Álvar Fáñez, dada su estrechez e inclinación, y cambiar la actual señal de ‘zona residencial’ de la calle San Esteban para hacerla más visible (ahora la tapan los árboles) y así reducir la velocidad de 50 a 30 kilómetros a la hora y finalmente a 20.
Los agentes han constatado que la velocidad a la que circulan los vehículos por Álvar Fáñez y San Esteban es «alta» para tratarse de una zona residencial. También han puesto de manifiesto que por la calle Saldaña pasan «demasiados vehículos», lo cual genera un peligro para los peatones que salen de los portales, dado que es muy estrecha. Además, junto al CAB (centro de arte contemporáneo) hay un señal que pone bien claro que solo pueden circular los vehículos que vayan a los garajes. De modo, que por las calles Saldaña y Arco de San Esteban no se puede circular si se respeta la señal.

[Más información en la edición impresa]