Una de cada cuatro empresas terminó 2019 peor que en 2018

L.M.
-

El Índice de Confianza Empresarial, presentado esta mañana por FAE, constata la desaceleración de la economía burgalesa el año pasado, con cifras muy alejadas de ejercicios más positivos como 2015, 2016 y 2017

Emiliana Molero, secretaria general de FAE, Ignacio San Millán (centro), tesorero e Íñigo Llarena, vicesecretario. - Foto: Luis López Araico

La Confederación de Asociaciones Empresariales de Burgos (FAE) ha presentado este viernes los resultados del segundo semestre de su Índice de Confianza Empresarial, donde se constata la desaceleración económica y unas cifras desalentadoras con respecto al empleo. Solo un 10% de las compañías que operan en Burgos están creando puestos de trabajo. Además, para una de cada dos  empresas en dificultades, el Gobierno y las administraciones son, en gran medida, las principales responsables la falta de confianza de la reducción del consumo. El tesorero de FAE, Ignacio San Millán, ha lamentado que no haya una mayor relación entre las empresas y el Ayuntamiento, Junta o Gobierno Central, y ha reclamado más ayudas o la eliminación de burocracia.

De cara a 2020 se espera un «ligero crecimiento», aunque FAE es más pesimista sobre la creación de empleo a corto plazo. La Secretaría General de FAE, Emiliana Molero, ha indicado que seguirán «de cerca» temas de interés como las negociaciones del convenio colectivo del metal, el proceso de digitalización de las empresas o las previsibles reformas laborales y fiscales que ponga en marcha el nuevo Ejecutivo.