18 años, seis gobiernos y 24 consejeros

Santiago González
-

Juan Vicente Herrera se ha mostrado más bien conservador en el movimiento del banquillo y no ha hecho nunca grandes cambios en los consejeros que formaban su gabinete a lo largo de casi dos décadas

Acto de toma de posesión de los consejeros del último Gobierno autonómico presidido por Herrera. - Foto: Ical

Juan Vicente Herrera pondrá fin a su etapa de más de 18 años al frente de la Junta el próximo martes, cuando se produzca la investidura de un nuevo presidente. En estas casi dos décadas el ‘entrenador’ Herrera ha puesto en el ‘campo’ a 24 consejeros para llevar a cabo sus políticas en todas las áreas para Castilla y León.
El presidente burgalés ha sido más bien conservador en el movimiento de banquillo y no ha hecho nunca grandes cambios a lo largo de sus seis gobiernos. No obstante, Herrera se ha apoyado para su tarea de gobierno en media docena de ‘personas de confianza’ a los que siempre ha encomendado puestos de responsabilidad en estos años, unas veces dentro de la Junta y en otras ocasiones en las Cortes o en el propio Partido Popular.
En todos los gabinetes, incluso en la única crisis de gobierno en octubre de 2004, mantuvo a Tomás Villanueva, que antes de las elecciones del 24 de mayo de 2015 ya anunció que dejaba la política regional, y a Silvia Clemente, que la pasada legislatura abandonó el equipo tras haber sido proclamada presidenta de las Cortes, cargo del que dimitió el pasado febrero para presentarse a las primarias de Ciudadanos.
También ha contado siempre, desde 2003, con Pilar del Olmo para dirigir las cuentas públicas desde Hacienda y con Antonio Silván en Fomento, hasta que en 2015 salió del Gabinete al haber sido elegido alcalde de León.
Ya en su primer Gobierno, tras recibir el testigo de Juan José Lucas en 2001 a mitad de la legislatura, dejó impreso su sello personal al mantener a seis de los consejeros, reforzar la figura de Tomás Villanueva como único vicepresidente e incorporar a dos jóvenes promesas de la política castellana y leonesa: Silvia Clemente (33 años), que se hizo cargo de Medio Ambiente, y Alfonso Fernández Mañueco, que en esos momentos dejó la presidencia de la Diputación de Salamanca para asumir la Consejería de Presidencia y Administración Territorial. El salmantino se mantuvo en el Gobierno hasta 2011, cuando se convirtió en alcalde de Salamanca, y ahora sucederá al frente de la Junta a Juan Vicente Herrera, tras el pacto firmado entre Partido Popular y Ciudadanos.

Primer gobierno propio

Tras las elecciones de 2003, llegó su primer gabinete propio con seis incorporaciones y el aumento de las consejerías de ocho a diez. Salieron el eurofuncionario José Luis González Vallvé y dos fijos de Lucas:Isabel Carrasco, senadora y presidenta de la Diputación de León hasta su asesinato en mayo de 2014; y José Manuel Fernández Santiago, presidente de las Cortes entre 2003 y 2011 y procurador en la legislatura pasada.
El palentino Carlos Fernández Carriedo es un caso singular en los gabinetes de Herrera. En 2003 salió de la Junta, tras ser portavoz y consejero de Sanidad, pero se quedó a trabajar con el presidente como asesor. En la crisis de gobierno que tuvo lugar en octubre de 2004, le rescató para la cartera de Medio Ambiente y en la pasada legislatura también fue rescatado para asumir Empleo tras la dimisión de Rosa Valdeón. Entre medias, ha estado más de ocho años como portavoz del Grupo Popular en las Cortes.
Rosa Valdeón, Pilar del Olmo, Antonio Silván, Álvarez Guisasola, César Antón y María Jesús Ruiz fueron las incorporaciones de Herrera a su primer Gobierno propio, sin vicepresidentes y con un perfil más técnico.
Tras reconocer el propio Herrera la falta de coordinación de su Gobierno, aprovecha el puente del Pilar de 2004 para remodelar la Junta y convierte a Ruiz en vicepresidenta primera y portavoz y a Villanueva en vicepresidente económico, al estilo de lo que hizo Zapatero en el Gobierno central unos meses antes con Fernández de la Vega y Pedro Solbes. En este momento también recupera a Carriedo.
La legislatura 2007-2011 fue la del ‘doce más uno’ con el Gobierno con más carteras de la historia autonómica. Este mandato supuso el declive de María Jesús Ruiz, aunque mantuvo la vicepresidencia, en favor del entonces consejero de Presidencia y portavoz, José Antonio de Santiago-Juárez, quien se ha mantenido hasta las últimas elecciones como el hombre fuerte del Gobierno y de la máxima confianza de Juan Vicente Herrera.
Junto a De Santiago-Juárez se incorporaron al Ejecutivo Juan José Mateos (Educación), Isabel Alonso (Administración autonómica) y María José Salgueiro (Cultura y Turismo). Salieron Valín y Carriedo, además de Rosa Valdeón para ser alcaldesa de Zamora.

Gobiernos para la crisis

El Ejecutivo en expansión que inició la legislatura de 2007 para gestionar los años de abundancia y crecimiento económico se contrajo tras los comicios de 2011 al reducirse a nueve las consejerías y sin un vicepresidente formal, aunque el todopoderoso De Santiago-Juárez hacía las funciones como si lo fuese y se convertía en la voz de la Junta. Quizás fue ese Gobierno donde mayores cambios introdujo el presidente Herrera, ya que seis consejeros salieron del gabinete:María Jesús Ruiz, María José Salgueiro, César Antón, Álvarez Guisasola, Isabel Alonso y Fernández Mañueco, que desde entonces ha sido alcalde de Salamanca hasta que dimitió hace unos meses para convertirse en candidato a la presidencia de la Junta de Castilla y León.
Antonio Sáez (Sanidad), Milagros Marcos (Familia e Igualdad de Oportunidades) y Alicia García (Cultura y Turismo) fueron las incorporaciones de Herrera a su equipo más próximo, en el que han permanecido dos legislaturas hasta hace pocos meses cuando las dos consejeras abandonaron el Ejecutivo autonómico para convertirse en diputadas por Palencia y Ávila respectivamente.

La sucesión. Tras tres legislaturas de mayorías absolutas, Herrera afrontó en 2015 su último Gobierno sin el colchón parlamentario suficiente del PP que le permitiera sacar adelante en solitario sus propias políticas. Tras un acuerdo de investidura con Ciudadanos, formación en la que luego se apoyó para la aprobación de los presupuestos anuales, el presidente burgalés tuvo tres bajas, dos de ellas especialmente sensibles. Juan José Mateos volvió a sus clases universitarias tras dos legislaturas en Educación, mientras que Silvia Clemente y Tomás Villanueva, que permanecían con Herrera desde el inicio, abandonaron el Gobierno por diversos motivos;la primera para convertirse en presidenta de las Cortes y el segundo para dejar la política activa tras varios escándalos en los que se vio involucrado su departamento.
A este último Consejo de Gobierno se incorporó Fernando Rey, el leonés Juan Carlos Suárez-Quiñones y la zamorana Rosa Valdeón, quien llegó como vicepresidenta, portavoz y consejera de Empleo, con todos los galones necesarios para preparar la sucesión de Juan Vicente Herrera al frente de la Junta. Dos incidentes de tráfico echaron abajo el plan y le llevaron a dimitir en septiembre de 2016, cuando entró Carriedo para hacerse cargo de Empleo y Milagros Marcos asumió la portavocía.